Tras una larga polémica una joven trans pudo comenzar esta semana sus clases en una escuela de mujeres en Chile – Teledoce.com

Tras una larga polémica una joven trans pudo comenzar esta semana sus clases en una escuela de mujeres en Chile

En ese país la ley permite el cambio de género desde los catorce años con el permiso de los padres.

Para Arlén Aliaga el inicio de clases significa un triunfo especial.

Tras una fuerte batalla fue aceptada en el emblemático colegio público Liceo 1 Javiera Carrera, una escuela solo para mujeres en Santiago.

“Me parece histórico, quizás soy la primera pero sé que hay otras personas que lo intentaron antes pero no pudieron, pero claramente sí se puede”, dijo la estudiante transexual Arlén Aliaga.

En pleno proceso de transformación, Arlén fue acosada por profesores y empleados de su antiguo liceo, el Manuel Barros Borgoño, también emblemático pero exclusivo de hombres.

Allí el personal la hostigó por usar jumper, caravanas y maquillaje, aunque sus compañeros varones le dieron apoyo. Fue entonces cuando decidió cambiar de escuela, aunque inicialmente la dirección le cerró las puertas con el argumento de que no contaba con matrícula ni infraestructura adecuada para recibirla.

Luego de una campaña en medios de organizaciones trans y con la intervención del alcalde de Santiago, Felipe, Arlén celebra su cumpleaños 18 iniciando sus estudios con otras 2.500 mujeres.

“Me siento feliz, tranquila y estoy convencida que este es un espacio resguardado y protegido para mi hija en donde no van a seguir siendo vulnerados sus derechos, se va a respetar y lo mejor de todo es que se reconoce su identidad y eso es lo que me tiene más feliz”, contó Paola Muga, madre de la joven.

En noviembre del año pasado, se promulgó en Chile una ley de identidad de género que permite el cambio de sexo a partir de los 14 años.

La población trans puede además cambiar su nombre y sexo en su documentación de identidad a partir de los 18 años, por propia voluntad y solo con el requisito de llevar dos testigos.

En el caso de los jóvenes de entre 14 y 18 años deberán tener el permiso de sus padres o tutores y realizar la petición ante un juez de familia, quien definirá si la petición procede o no.


Las Más Vistas