Un joven fue rescatado en Alaska casi un mes después de que un incendio arrasara con su hogar y lo dejara casi sin comida, ropa y refugio

Paso 23 días sin comunicación, a la intemperie en el medio de Alaska.

Tyson Steele, un norteamericano de 30 años desafió el frío polar y las nevadas después de perderlo todo en el incendio de su cabaña.

La noche del 17 de diciembre mientras dormía el fuego de la estufa terminó por arrasar con su precaria vivienda en el medio de Alaska. El fuego se llevó consigo casi toda la comida que tenía y a su compañero Phil, su perro de seis años que no logró salir a tiempo.

“Me senté en el piso, estaba helado. No tenía medias solo las botas y estaba en pijama y camiseta”, relató el joven.

Steele no tuvo mucho tiempo para llorar a su mascota necesitaba un plan de supervivencia, rescató los pocos enlatados que sobrevivieron al incendio, y los fraccionó para que le duraran lo más posible.

Construyó una cueva de nieve alrededor de lo que quedaba de su estufa a leña. Pero las bajas temperaturas y la espera de un rescate que no llegaba, lo llevaron a pensar lo peor

“Agradezco que todas mis balas volaron con el incendio porque podría haber estado tentado a usarlas. En especial en los momentos que pensaba ‘no voy a lograrlo’, era un pensamiento diario en especial en las noches realmente heladas”, agregó.

Es jueves fue encontrado por rescatistas que sobrevolaron la zona en helicóptero y vieron el enorme SOS escrito en la nieve. Los rescatistas acudieron a su búsqueda luego que familiares y amigos reportaron que habían perdido contacto con el joven desde hacía más de tres semanas. Unos días más asegura y hubiera sido tarde.


Las Más Vistas