Ancap justificó la compra de doce sillas para la refinería de La Teja, que costaron casi 93 mil pesos cada una

Aseguran que son "una herramienta de trabajo importante".

La factura se hizo viral en redes sociales, justo en medio de cruces políticos por gastos discrecionales en las empresas públicas y el alto costo del Estado.

Ancap gastó 1.111.571 pesos por la compra de doce sillas para el centro de control de la refinería de La Teja. La empresa confirmó la compra y en un comunicado justificó el gasto.

Ancap explicó que “son una herramienta de trabajo importante y adecuada para el desarrollo de las funciones de los operadores”; que a diferencia de otras sillas ergonómicas, éstas están “especialmente diseñadas para realizar un trabajo de 24 horas en tres turnos y asegurar una buena durabilidad”; y que la inversión fue decidida después de un relevamiento sobre las condiciones de trabajo, “en línea con los estándares internacionales de salud ocupacional”.

En el comunicado, la empresa explicó que el centro de control  de la refinería monitorea de forma permanente todo el funcionamiento de la planta.

Marta Jara, la presidenta del ente, dio explicaciones sobre la situación:

“En el pasado se compraban sillas que por su uso constante, su ajuste constante cada vez que hay un cambio de turno, se rompían rápidamente. Se terminaba gastando bastante plata en productos mediocres. Por lo tanto, es una decisión que tiene que ver con una buena operativa, con buenas condiciones. Son doce sillas y somos 2.500 funcionarios. Es una compra muy selectiva para una actividad muy particular. No tiene nada que ver con una cuestión de lujo, es estrictamente operativo. Si uno no da estas explicaciones, al que no tiene la información le puede parecer cuestionable pero no perdamos el foco. Cada peso lo cuidamos, lo cuestionamos. De hecho la semana que viene vamos a hacer nuestra rendición de cuenta anual y vamos a explicarles que logramos ahorrar 25 millones de dólares”.


Las Más Vistas