Bolsonaro arengó a manifestantantes que se concentraron frente al Cuartel General del Ejército para pedir una intervención militar

Pidieron también el cierre del Congreso.

Manifestaciones en plena pandemia de coronavirus.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, asistió el domingo a una concentración de unas 600 personas que rompieron la cuarentena y se reunieron frente al Cuartel General del Ejército en Brasilia para pedir una intervención militar y el cierre del Congreso.

Bolsonaro critica constantemente a los líderes del Congreso, a los gobernadores y alcaldes que defienden las medidas de cuarentena y distanciamiento social para contener la propagación de covid-19.

En Brasil, la enfermedad ya deja más de 2.400 muertes y casi 40.000 contagios.

El mandatario demerita la letalidad del virus, al que ha calificado de “gripecita”, promueve aglomeraciones y se pronuncia reiteradamente a favor de la apertura del comercio y las escuelas.

 

 


Las Más Vistas