Comisión investigadora de Ancap se centró en adquisición polémica de un remolcador

El comandante en jefe de la Armada Nacional compareció ante el Parlamento y defendió su postura frente a la de la empresa.

A menos de diez días del cierre de la comisión investigadora de Ancap, el Parlamento tuvo un día agitado en torno a la cuestión de por qué la petrolera gastó más dinero del previsto en la construcción de un remolcador, botado hace dos años en el agua pero todavía sin funcionamiento. Desde cuándo se dispuso de esa unidad, cuáles fueron las empresas que se contrataron, por qué se contrató en forma directa en el caso de la ingeniería de la obra, quién la recomendó, fueron otras cuestiones que surgieron durante la comparecencia del comandante en jefe de la Armada Nacional, Leonardo Alonso, en la comisión.

Alonso defendió el punto de vista de la Armada y dijo que Ancap desde el 2013, cuando en un acto público en que participaron el presidente de la República José Mujica y el titular de Ancap Raúl Sendic se dio a conocer que el remolcador estaba en condiciones operativas, la empresa ya dispuso de él para utilizarlo; sin embargo, luego reclamó trabajos adicionales que tuvieron su costo y que han determinado que hasta el momento Ancap no esté utilizando el vehículo. La empresa argumenta que el ruido que hace el barco es tan alto que afecta la salud de los funcionarios.

“En setiembre de 2014, Ancap manifestó que estaba de acuerdo con los valores de insonorización realizados, quiere decir que para la Armada en el 2013 estuvo habilitada completamente. En setiembre, cumplíamos los requerimientos”, explicó Alonso. “¿Qué pasó? A partir de 2014 en adelante el buque tenía matriculación provisoria, certificado de navegabilidad y los ruidos estaban muy por debajo de lo que se pretendía, esa es la posición nuestra”.


Las Más Vistas