El 16 % de la población uruguaya padece asma y la mayoría está subdiagnosticada

La enfermedad no es curable pero es controlable.

En el Día Mundial del Asma se realizó una jornada de concientización en el Hospital Maciel.

La enfermedad, mezcla de predisposición genética y condiciones ambientales, tiene alta prevalencia y se identifica a través de varios síntomas que deben motivar la consulta al médico.

“Los síntomas principales diurnos pueden ser la presencia de tos, de sibilancia, falta de aire, opresión en el pecho. En la noche también hay síntomas, de despertarse sofocado, con falta de aire, con chillidos”, explicó Juan Pablo Salisbury, preidente de la Sociedad de Neumología.

Para controlar el asma hay que actuar sobre el lugar donde se vive: no exponerse a polución ambiental, al humo de tabaco o al polvo doméstico.

El tratamiento se hace con inhaladores, se tenga o no los síntomas. “No exciste ninguna preparación farmacológica que sea superior al uso de inhaladores. Cuando hablamos de inhaladores en asma estamos hablando de inhaladores que contengan corticoides y broncodilatadores de larga acción”, expresó la Dra. Mónica Kierszenbaum, de Neumología de la Facultad de Medicina.

Se puede hacer ejercicios. La diferencia es que el inicio para los pacientes con asma es más progresivo. “La rampa de ascenso es más alta, pero la capacidad de desarrollo es la misma que los no asmáticos. De hecho, muchos atletas olímpicos son asmáticos y no tienen ninguna limitación para desarrollarse como deportistas de elite”, agregó Kierszenbaum.

En Uruguay se accede a los fármacos para el asma gratuitamente en el sistema de salud pública y al precio de un ticket de medicamento en el privado.

Está disponible la mayoría de las preparaciones, lo que permite personalizar el tratamiento para que cada paciente utilice lo que necesita.


Las Más Vistas