El próximo domingo también será puesto a consideración de la ciudadanía el proyecto de reforma constitucional sobre seguridad pública

El senador e impulsor del proyecto, Jorge Larrañaga, consideró que es un “instrumento importante” que servirá para bajar el delito; por el contrario, quienes se oponen a la reforma consideran que sin asegurar derechos básicos los problemas de inseguridad seguirán existiendo.

“Creemos que estos instrumentos sobre los que hemos debatido durante un año y medio son instrumentos que importan y que van  a servir al país”, aseguró su principal impulsor, Jorge Larrañaga.

“Esta reforma es innecesaria, es una reforma peligrosa, y no está planteando absolutamente nada nuevo para solucionar los problemas de seguridad en Uruguay”, expresó Mariana Rodríguez, de la campaña por el no a la reforma.

El proyecto de reforma constitucional incluye cuatro medidas: el cumplimiento efectivo de penas, habilitar los allanamientos nocturnos, la cadena perpetua revisable para delitos graves y muy graves, y la creación de una “guardia nacional” con militares que colaboren en la seguridad interna.

“No importa si hay uno o 25 militares en la calle. Si no hay una política de prevención atrás el problema va a seguir persistiendo. Mientras como sociedad no podemos asegurar esos derechos básicos a todos y todas, el problema va a persistir. Es por ahí que hay que empezar y es por ahí que se soluciona esto”, agregó Rodríguez.

“Hoy pasan situaciones gravísimas de sicariato, de narcotráfico, de homicidios, de rapiñas; 90 rapiñas por día. Entonces, la gente está cansada y quiere decir ‘basta’ y me parece que este es un instrumento importante”, sentenció el senador nacionalista.


Las Más Vistas