Gerardo Caetano analizó el cierre del 2018 y las perspectivas del 2019: “Hay espacios que quieren instalar una grieta en Uruguay”

El historiador y analista evaluó qué potencial tienen los precandidatos de los partidos y proyectó un escenario político en las internas y el gobierno del 2020.

Nuestro invitado es Gerardo Caetano, historiador y analista político. Con él vamos a examinar:

¿Cómo cierra el año? ¿Qué tendencias se vislumbran para 2019, tan fuertemente marcado por el proceso electoral, con las internas, las elecciones nacionales y, aparentemente, segunda vuelta?

¿Qué dice este panorama?

Establece lo que se olfatea en el ambiente político. El problema lo tiene el partido de gobierno. Lo que sube es el “no sabe, contesta”, que nos da algunas claves: quien tiene camino de repecho es el Frente Amplio, pero la oposición no termina de despegar.

¿Por qué el Frente Amplio está así?

Hay un nivel de descontento y un desgaste de tres gestiones de gobierno. Este gobierno de Vázquez no ha sido exitoso, de impulso transformador. Hay un contexto de la región que alimenta una dinámica de descontento, de enojo y una creciente visión anti-establishment.

La seguridad es algo que le preocupa mucho a los uruguayos, va a ser un tema central en la campaña, alimentado en buena medida por la oposición.

El FA estuvo manejando la corrupción con mucha lentitud pero con una resolución firme.

Hay un numeroso grupo de frenteamplistas que le reclamaría a un cuarto gobierno al FA más transformaciones y hay otro sector que reclama asuntos como seguridad y parece ser respondido por los operativos Mirador.

¿La oposición está mejor que hace cinco años?

No han terminado de consolidarse liderazgos. Hay una teoría de que, cuando la situación económica no es crítica, no surgen liderazgos fuertes. Está el tema que en el PC surge un liderazgo fuerte como el de Sanguinetti. En el PN, la falta de liderazgos refleja una fragmentación. No creo que se llegue con tantos candidatos a las internas, alguno se va a bajar.

Un posible repunte

El año pasado, a mitad del año electoral, las cosas pintaban mal para el FA y, sin embargo, volvió a ser gobierno y con mayoría parlamentaria propia. Lucía Topolansky dijo entonces: “El susto avivó al mamado”. ¿Puede volver a pasar eso?

Puede volver a pasar. Lo que está instalado es que con seguridad que el FA ni la coalición blanca-colorada tendrá mayorías parlamentarias. La franja de los partidos chicos puede tener una presencia clave.

El FA, si gana, tendrá que negociar porque no tendrá mayorías, y la oposición si gana tendrá que negociar.

Elecciones internas

Antes de las elecciones nacionales el proceso debe pasar por los comicios internos. ¿Qué podemos anticipar?

Perfiles. En el FA tenemos cuatro candidatos “nuevos”, porque la tríada de antes (Vázquez, Mujica y Astori) no está. De esos cuatro, hay dos que parecen que avanzarán: Daniel Martínez y Carolina Cosse. Es claro que no había espacio para la no renovación.

En los partidos tradicionales vemos que el PN sigue siendo el segundo. Lacalle Pou ratifica su liderazgo en el Herrerismo pero no despega. El otro sector, el ala wilsonista, está muy fragmentada. Esta fragmentación, que no expresa diferencias ideológicas, perjudica al PN.

El caso de Sanguinetti en el PC es excepcional: un hombre de 83 años con dos presidencias pero es un referente que no le quita votos al FA. Si se presenta, es el claro favorito y perjudica a Talvi, que era un espacio de renovación.

El tono de la campaña electoral

¿Qué tono puede tener la campaña?

Hay espacios que quieren una campaña confrontacional. Quieren instalar en el Uruguay una grieta. Sería muy lamentable para el país porque dificulta lo que debe ser una normalidad. Tenemos la posibilidad de que si triunfa la oposición sea una alternancia y no una refundación con visos de ruptura de régimen.


Las Más Vistas