Joan Antoni Melé y la banca ética: “La ética ha empezado a cotizar en el mercado”

"Un banco ético es un banco que tiene criterios y que explica hasta el último céntimo en qué empresas se ha invertido", explica el presidente de la Fundación Dinero y Conciencia.

Joan Antoni Melé es presidente de la Fundación Dinero y Conciencia e impulsor de la “banca ética” a nivel mundial. Es conferencista y autor de los libros “Dinero y conciencia”, “La economía explicada a los jóvenes” y “Lo que nos queda por vivir”.

Las características principales de la “banca ética” son dos: transparencia frente a sus clientes y usuarios y la sola financiación de proyectos de impacto social positivo (vinculados con la cultura, comercio justo, restauración del medioambiente, energías renovables…). No se trata de un fenómeno nuevo, sino que data de los años 60, con los movimientos por una “economía alternativa”.

“La banca ética es un banco que define muy bien cuáles son sus criterios a la hora de invertir el dinero y explica los motivos. Por delante del beneficio económico están las personas y está el planeta”.

Melé recuerda que el dinero que tienen los bancos no es de ellos sino de sus clientes, por lo que los bancos deben brindar explicaciones a estos del uso que se hace de su dinero.

“Un banco ético es un banco que tiene criterios y que explica hasta el último céntimo en qué empresas se ha invertido”.

“Uno de los criterios éticos es no especular”, sostiene Melé. Afirma también que por esta razón ante las crisis se genera un crecimiento de este tipo de bancas. “La gente descubrió que los bancos estaban haciendo cosas raras”.

“Si tienes ciertos valores no permites que tu dinero sirva a algo contrario a tus principios”.

“A nivel mundial han decidido llamarle banca con valores porque la palabra ‘ética’ en algún país la confunden con la ética moral y religiosa”.

Melé explica que existen 50 bancos de este tipo en todo el mundo.

“Es un banco que tiene el coraje de decir ‘este préstamo no te lo voy a dar’. Es un socio financiero”.

“Nuestro objetivo es hacer negocios de tal manera que el mundo esté mejor”.

Otra de las grandes diferencias con los bancos “comunes”, según sostiene Melé, es que los salarios de los directivos no se diferencian tanto de los de los empleados.

No obstante, Melé niega que se trate de un movimiento con ideología de izquierda: “Son empresas libres, es mercado libre”.

Desde su punto de vista, en Uruguay no existen bancas de este tipo. “Yo no voy a decir quién es ético y quién no, pero con estos criterios, con esta filosofía, por lo que me han dicho no existen y creo que sería bueno”, opina.

“Todo el mundo se da cuenta de que no podemos seguir con este sistema actual de solo crecer y ganar”.

“La ética ha empezado a cotizar en el mercado y cotiza más que los tipos de interés, para muchas personas”.

Melé asegura que hay proyectos de este tipo funcionando en Chile y en Brasil. “En Argentina hay un equipo trabajando pero las circunstancias de la inflación complican la situación”.


Las Más Vistas