Luis Lacalle Pou: “Un ajuste fiscal no es necesario ni bueno”

El precandidato blanco del sector Todos reflexionó sobre alianzas, la gestión del FA y dijo estar dispuesto a debatir antes de las elecciones.

El fin de semana pasado el sector Todos desarrolló su congreso nacional en Trinidad. Allí se aprobó un documento programático. En ese texto y en los discursos ustedes anuncian que si ganan en 2019 no habrá “ni refundación ni marcha atrás”, sino “un gobierno para evolucionar”.

¿Por qué le dan tanta importancia a ese concepto?

El Uruguay es una suma de años de gestión de gobierno que ha construido al amparo popular. Es entender que los gobiernos anteriores hicieron cosas bien. La realidad implica que no podemos ir para atrás, somos gente de futuro: algunas cosas hay que cambiar y otras que no.

¿Están abriendo el paraguas?

Si fuera a lo que me conviene, debería radicalizarme. Se da una campaña de extremos y si nos buscan ahí no nos encontrarán. Los extremos generan rispideces, desunión y conflicto. Ganás las elecciones y no podés gobernar para todos. Si fuera a abrir el paraguas con la tendencia regional, no lo haría.

No estamos apuntando directamente a la segunda vuelta. Primero hay que ser el preferido de la interna.

Reflexionó sobre la gestión del Frente Amplio…

He sido muy crítico de la gestión del presidente, el ministro de Economía y otros. Creo que la Agesic es una buena cosa, todo lo que es el gobierno digital. Algunos temas relativos a la investigación. Creo que la ANII es algo a potenciar. Ahora, en las grandes cosas, donde tuvieron todo para hacerlo, faltó. Se necesitan ajustes y cambios de fondo.

También se refirió a la economía:

En Uruguay ya se está haciendo el ajuste, con el mercado de trabajo. Ahí tiene que haber un cambio.

Después de 14 años de bonanza económica es ilógico terminar con los registros de deuda externa, inflación, déficit fiscal y desempleo que se están teniendo.

No es necesario un ajuste fiscal. No es necesario y no es bueno. Queremos cambiar la flecha: el sentido es aumentar el gasto y recaudar, pero queremos gastar menos. Queremos marcar pautas claras, que tendremos en abril. Si apuntamos al motor público, al grande o chico, solo generaremos efecto recesivo, porque los precios nacionales no son buenos, el costo de producción ha crecido, por l oque el ajuste se hace con el trabajo. Aumentar las tarifas generará efectos recesivos: la pérdida de inversión y el cierre de empresas.

Presentó sus discrepancias con las leyes sancionadas por el FA:

Derogaría la Ley de Inclusión Financiera. En general no voté la Ley Trans, milité en contra del aborto, pero cuando la gente fue a las urnas perdió por paliza. Lo que tengo que hacer es mantener la ley que la gente quiere y militar contra el aborto: generar políticas anticonceptivas fuertes, educación sexual, fortalecer el vínculo entre padres que no quieren tener sus hijos y quienes quieren adoptar. Volver atrás es torcer la voluntad popular.

En su discurso del domingo anunció que si llega al Gobierno se apoyará en una coalición de tres o cuatro partidos. ¿Por qué destaca eso?

Porque es una evolución en el sistema político, para decirle a la gente a dónde vamos. Es bueno porque terminaremos con 15 años de gobierno de partido único y habrá una voluntad popular que se expresará en muchos partidos políticos.

Sin embargo, Edgardo Novick mostró reservas sobre una coalición: “Para hacer un gobierno de coalición, primero hay que ganar y para eso hay que votar juntos, pero ellos no quieren votar juntos”, recalcó, “yo les pregunto: ¿por qué no votar juntos? Y si dicen que para eso está el ballotage, se equivocan. Ya tuvimos la experiencia y perdieron Lacalle padre y Lacalle hijo”.

No coincido, respeto la opinión. Si Novick entiende que hay que hacerlo hoy, entenderá que hay que hacerlo mañana.

¿Qué hay que hacer? ¿Llegar rápido y solo o más lento y en conjunto? El que marca el ritmo es el que va último. Diálogo hay con todo el mundo, coincidencias hubo y vamos tranquilamente metiéndonos en este proceso.

El precandidato dijo estar dispuesto a debatir a nivel interno y antes de primera vuelta. “Me parece ilógico que no haya”, sostuvo.


Las Más Vistas