Gilberto Rodríguez: “había cierto relacionamiento entre la directiva de Peñarol y estas barras”

El fiscal dijo que este acuerdo era lícito y que la nueva comisión de seguridad cortó la relación.

El fiscal del caso por el que cinco barra bravas fueron enviados a prisión por haber conformado una organización para cometer delitos y obtener y conservar así beneficios económicos de parte del club, brindó una conferencia de prensa para explicar cómo llegó a esta decisión.

Gilberto Rodríguez dijo:

La Fiscalía se propuso determinar a nivel judicial a prueba de que había una asociación para delinquir de estas cinco personas y eventualmente delitos de extorsión.

Eso se empezó a trabajar, se determinó en los hechos y a lo largo de la instrucción de que había cierto relacionamiento entre la directiva del club Peñarol y estas barras, estos integrantes de la hinchada, que con el correr del tiempo, incluso algún tiempo atrás –unos dos años– motivó el alejamiento de alguno de sus principales referentes, habían  empezado a tener ciertos cambios de códigos o comportamientos, incluso por comportamientos internos que determinaron ese cambio de vinculación que tenía la directiva del club con las barras que parecería, en principio, como finalidad obtener el control de la hinchada para llevar a cabo un encuentro deportivo en paz y bajo estricto orden.

Eso comenzó a alterarse de alguna manera hasta que la directiva del club, por cuestiones de políticas de gestión, comenzó a cambiar las reglas del juego estableciendo en 2015 la conformación de una comisión de seguridad que empezó a establecer ciertos contactos y relacionamientos con las barras de hinchas pero específicamente con ciertos referentes. Fue instrumentándose con cierta dificultad hasta que vuelve a haber un cambio que motiva el alejamiento de algunos referentes por la forma en que se estaba dando y los incidentes internos y llevó a que este año se conformara una segunda comisión de seguridad que lo que estableció como mecanismo estratégico es cortar el relacionamiento con las barras.

El fiscal agregó:

Era parte de un acuerdo que desde el punto de vista penal es lícito que es tratar de buscar un acuerdo con hinchas para lograr un objetivo final, que es establecer la finalidad. Lo que no hay, o no se ha visualizado, es que haya desde la directiva o desde la comisión de seguridad u otras personas ajenas algún acto de contribución para tratar de que estos hinchas generaran actos violentos, que es lo que puede determinar los actos delictivos.

Es decir, un acuerdo lícito devino ilícito -penalmente relevante- una vez que se cortaron los beneficios y se sucedieron los hechos.


Las Más Vistas