Gustavo Leal sobre Mónica Sosa: “es una persona fría y muy meticulosa, que miente sistemáticamente”

La líder de la banda narco Los Chingas fue enviada a prisión nuevamente, esta vez por el delito de violencia privada. El director de Convivencia del Ministerio del Interior habló tras la imputación de Sosa.

Mónica Sosa, la líder de Los Chingas, irá nuevamente a prisión acusada de violencia privada. Serán 60 días de prisión preventiva hasta que se realice el juicio que determinará la condena.

Sosa ya había estado en la cárcel y fue liberada hace cuatro meses.

Gustavo Leal,  director de Convivencia Ciudadana del Ministerio del Interior, compartió los detalles del caso:

“Al iniciar esa investigación, la Fiscalía solicitó intervenciones telefónicas a varios teléfonos que hoy terminan siendo prueba en primer lugar de la violencia privada que ella ejerció a personas de su entorno para obligarlas a vender drogas y a su vez surgen pruebas muy fuertes en relación a los homicidios de sus dos primos. Ella formalmente está imputada por violencia privada. El homicidio de su primo que había salido de la cárcel y el intento de homicidio de otro primo que recibió diez balazos, tiene que ver con que estas personas se opusieron a ser reclutados para reorganizar el grupo. Ella es una persona fría y muy meticulosa, que miente sistemáticamente. Hoy estaba llorando en el juzgado, pero no ha tenido la más mínima piedad con la gente de su entorno. Compró una casa fuera de Los Palomares, pero a su vez hace un mes se presentó en la Dirección Nacional del Liberado, diciendo que no tenía recursos económicos y que quería estar en la bolsa de trabajo, como una forma de crear una fachada para sus actividades. Nunca más volvió. Ayer cuando se hizo el allanamiento, que se hizo en la nueva casa, se vio que tiene un conjunto de electrodomésticos y confort que prácticamente emula la que tenía antes”.

Sosa fue imputada por violencia privada. Luego se realizó una audiencia de formalización por un delito de homicidio en la que se imputó al suegro de Mónica Sosa.”Las escuchas telefónicas determinaron que uno de los hijos de Mónica Sosa le reclamaba a la madre que recuperara el arma. A partir de ahí se hace el vínculo de que podría ser el arma homicida que utilizó el suegro”, explicó Leal.

El que resultó fallecido y también el que sobrevivió al ataque habían estado presos con penas largas. Cuando salieron buscaban un estilo de vida que los alejara de la delincuencia. “Ellos se negaron a ser parte de la reorganización de la banda dedicada al narcotráfico” y por eso fueron atacados. Uno de ellos falleció y el otro, que recibió diez balazos, logró sobrevivir al ataque.

“Aquí lo que es claro es que hay una voluntad del Estado de no dejar pasar una a este grupo de delincuentes que generan el terror sobre la gente”, finalizó Leal.

Mónica Sosa, la líder de Los Chingas, fue formalizada nuevamente por un delito vinculado al narcotráfico


Las Más Vistas