Jefe de Policía de Rivera negó discriminación contra pareja gay: "En ningún momento uno se percata de la condición"

"Uno no está para estar controlando parejas en la plaza ni mucho menos, porque no nos da el tiempo, pero sí (era) una cosa que rompía los ojos la situación en que estaban", afirmó. 

Luego de que dos jóvenes homosexuales denunciaran abuso de funciones por parte de policías, que les pidieron sus datos cuando estaban abrazados en la plaza Artigas de Rivera, el jefe departamental de Policía del departamento, Wilfredo Rodríguez, aseguró que en ningún momento se actuó en función de su orientación sexual.

Los denunciantes, de 17 y 18 años, aseguran que se encontraban abrazados en la plaza céntrica cuando dos efectivos policiales los interceptaron y fueron demorados. El menor de edad fue detenido y entregado a sus padres. La fiscal de Rivera Stella Alciaturi ahora investiga si hubo abuso de funciones o discriminación contra esas personas.

El jefe de Policía de Rivera contó en conferencia de prensa que fue él quien ordenó la actuación. Aseguró que cerca de la hora 11 vio por una de las ventanas de la sede de la Jefatura a una pareja acostada, besándose, "haciendo actos que prácticamente colindan con el atentado al pudor público".

Por eso llamó a la seccional primera, para que los notificaran y de esta forma "depusieran su actitud". Los policías les tomaron los datos y dejaron constancia de ello, según Rodríguez, que dijo que como uno de ellos era menor lo llevaron a la comisaría, "porque lógicamente hay que entregarlo al responsable".

Luego, se notificó a la fiscal Alciaturi.

"En ese horario (había) mucha gente en la plaza, niños que andaban en la vuelta mirando esa situación, que no es buena. En ningún momento uno se percata de la condición de la pareja. Lo que uno ve acá, desde la jefatura, es que era una pareja", expresó.

Ante la repregunta, Rodríguez negó que hubiera pedido la actuación porque los jóvenes fueran homosexuales. "No interesaría la condición de la pareja. Es indudable, una plaza a la que van niños, que es pública, ese tipo de actos no es bueno para nadie", sostuvo.

"Es un insuceso, no es común. Uno no está para estar controlando parejas en la plaza ni mucho menos, porque no nos da el tiempo, pero sí (era) una cosa que rompía los ojos la situación en que estaban", afirmó.


Las Más Vistas