La historia de Catalina, una bebé uruguaya de once meses que nació con una anomalía cromosómica única en el mundo

Frente a esta realidad su familia buscar mejorar su calidad de vida y tener una segunda opinión en un centro médico especializado en Barcelona.

Catalina llegó al mundo el 20 de noviembre de 2017. Los exámenes previos ya habían advertido a sus padres y a sus hermanas que algo no venía bien. Al momento de nacer, los médicos le comunicaron a su familia que seguramente tendría unos días de vida. Lejos de este pronóstico, Catalina se aferró a la vida. Hoy, a casi un año de su nacimiento, vive junto a su mamá y sus hermanas en su Florida natal. La pequeña nació con una malformación cromosómica, monosomía parcial 21, lo que le ha causado distintas problemáticas.

“El pronóstico es difícil, porque al ser algo que no se conoce, solo se puede observar la evolución de ella. Ahora estamos en la etapa de que se alimente, esa era la primera barrera”, contó Claudia Bene, su mamá.

El equipo médico que atiende a Catalina en Uruguay considera que no es el momento para intervenirla y aconsejan observar y esperar. Para su mamá esperar no es una opción y por eso busca en el exterior opiniones que permitan a su hija y su familia tener una mejor calidad de vida. “Cuando los médicos decidieron esperar más tiempo, ver más cómo ella evoluciona, buscar la oportunidad, yo ahí y en base a otros casos que he estado siguiendo, he visto que son intervenidos antes y eso me ha llevado a hacer una búsqueda”, relató a Telemundo. “Como madre, yo quiero escuchar una segunda opinión. Cuando escucho un ‘no’, siento que es un ‘acá no'”, confesó Claudia.

La idea es viajar al Hospital San Juan de Dios, en Barcelona, donde le han asegurado poder darle una mejoría a Catalina. Para esta mamá, hoy es fundamental difundir esta historia y poder ayudarlos a obtener la meta de viajar.

“Ellos tienen un programa que se llama Paciente Internacional y ya estamos en la etapa de hacer una videollamada con  los médicos, que supuestamente ya tienen  pensado cómo abordar este caso. Quizá primero sea poner un botón gástrico, luego intentar una reparación del labio o quizá ellos me plantean esperar. A mí me interesa también que la vean, porque una cosa es mandar videos y fotos, pero quiero ese primer contacto con ellos”, relató la mamá.

Las líneas telefónicas para colaborar son las siguientes:

0900 9601 – $50
0900 9602 – $100
09009603 – $200

También se puede colaborar a través del colectivo Abitab nº 93298.

 


Las Más Vistas