La Justicia española notificó que, cuando María se retire del Consulado, la Policía, asistentes sociales y psicólogos acompañarán a la niña para hacer efectiva la entrega

María continúa atrincherada en la sede diplomática.

Hace tres días que María está en el Consulado uruguayo en Barcelona junto a su hija. Este lunes la Justicia notificó a María que, cuando salga de la sede diplomática, la Policía junto a psicólogos se harán de la niña para entregársela al padre biológico.

La entrega tenía que realizarse el viernes pasado pero al llegar al Consulado, el cónsul se negó a la entrega por considerar que no está en su cometido y es violatorio de la Convención de Viena. Fue entonces que la jueza dispuso que se postergara la entrega para el próximo miércoles en un lugar de encuentro.

Sin embargo, Fiscalía presentó un recurso y solicitó que la intervención policial no sea solo de custodia sino de ejecución de la sentencia. La jueza hizo lugar al pedido e instó al cuerpo de Mossos d’Esquadra para que sean ellos, acompañados por un equipo de psicólogos del cuerpo policial, los que entreguen a la menor a su padre en el momento en que la madre, u otra persona en su representación, abandone el Consulado con la niña.

Uruguayos residentes en España se manifestaron frente al Consulado en Barcelona. Medios locales registraron cánticos y carteles en respaldo a María, pero el presidente de la Casa de Uruguay en Barcelona afirmó que los que piden es una solución a la precaria situación de la niña


Las Más Vistas