Las cenizas de Daniel Vidart, fallecido este martes a los 98 años, serán esparcidas en la Meseta de Artigas

El velatorio del antropólogo y escritor se realizó en la Universidad de la República.

Así lo pidió Vidart: en la Universidad donde inició su formación y donde fue catedrático, la academia, sus colegas y sus amigos lo despidieron este miércoles.

“Estamos despidiendo a un intelectual de fuste, un hombre que hizo un enorme aporte a la cultura uruguaya, a la preservación de la cultura uruguaya. Es muy difícil definir la adscripción disciplinar de Daniel Vidart: antropólogo, historiador, hombre de la cultura en general. Es un hombre que ha sido un punto fijo, una referencia permanente en la vida cultural del país”, dijo Rodrigo Arim, rector de la Udelar.

José Mujica, uno de los amigos cercanos, contó que Vidart estaba soñando con ir a la isla de Pascua.

Mujica se llevó una carta de despedida que le escribió Vidart y que le entregó su viuda. El expresidente reflexionó sobre el legado que dejó.

“La aventura, el pensamiento y la búsqueda de la verdad profunda, de esa cosa que está abajo de la cáscara. Si uno del mar tiene la definición que el mar son las olas, se pierde lo fundamental. A Daniel le gustaba bucear, bucear y bucear en el por qué de las cosas”, dijo José Mujica.

La despedida de Vidart se hizo de acuerdo a lo que él había pedido: el velatorio en la Universidad, y la cremación para que las cenizas sean esparcidas en la Meseta de Artigas, en Paysandú.


Las Más Vistas