Nin admitió que el gobierno cambió su perspectiva respecto al comercio internacional

En el primer gobierno de Vázquez se rechazó un TLC con EE.UU.; ahora, dice Nin que "cambió la realidad".

El canciller Rodolfo Nin Novoa advirtió que la realidad del mundo en materia comercial se modificó y si Uruguay no cambia quedará para atrás. Sostuvo que el país paga US$660 millones en aranceles para vender sus productos. Nin expuso en el ciclo de almuerzos de ADM, e hizo referencia en particular a los acuerdos Transatlántico y Transpacífico, en los que participarán competidores directos de Uruguay en el mercado internacional como Australia y Nueva Zelanda.

“En las condiciones actuales, la producción uruguaya, y esto hay que tenerlo bien claro, se encarece en el entorno de los US$660 millones por año en concepto de pago de aranceles; pagamos US$660 millones para entrar en diversos mercados”, aseguró. “Entonces, teniendo estas variables presentes, ¿qué hacemos? La primera constatación que debemos hacer es que debemos adoptar un posicionamiento determinado. Ajustarse a nuevos contextos y realidades implica adoptar conductas de adaptación, reconociendo que las acciones de terceros países en el escenario internacional tiene un impacto que incide fuertemente en nosotros”.

El ministro admitió que el gobierno de izquierda ha cambiado su visión sobre la realidad del comercio internacional, respecto al primer gobierno del presidente Tabaré Vázquez, cuando se rechazó un tratado de libre comercio con Estados Unidos. Pero reconoció también las resistencias que todavía existen en el Frente Amplio.

“Lo que cambió en realidad es el mundo; todos se mueven, y si uno no se mueve al compás de ellos, queda para atrás”, dijo Nin. “Lo que cambió es que los demás nos obligan a tener posiciones más firmes, y más claras, y más determinantes en defensa de nuestros intereses. Cambió la realidad, y cuando cambia la realidad uno tiene que necesariamente cambiar. Todavía hay resquicios que  que se oponen a estos cambios, pero hay que convencerlos”.

Explicó que la revisión de la participación en las negociaciones por el TISA es algo que se dará naturalmente cuando Uruguay y sus empresas de servicios se vean enfrentados con el desafío de colocar sus productos en el mundo.


Las Más Vistas