Pérdidas económicas como consecuencia de los eventos climáticos adversos

Por ejemplo, el verano pasado, en el que hubo sequías y luego inundaciones, se registraron pérdidas por un valor de entre 1.000 y 1.500 millones de dólares.


Las Más Vistas