Policía desmintió que la familia de la joven tomada como rehén hubiera secuestrado familiares del hombre atrincherado

En conferencia de prensa aclararon que les llegó esa información, pero concurrieron a la vivienda del hombre y hablaron con sus familiares y confirmaron que era falsa.

En las redes sociales circuló la versión de que la familia de la joven que estaba secuestrada había tomado como rehén a un familiar del hombre atrincherado para disuadirlo de que la soltara. Sin embargo, la Policía desmintió esto: “Recibimos la información a través de la seccional 10º. A través de la Jefatura de Policía de Canelones enviamos una dotación al domicilio del individuo. En el lugar los policías se entrevistan con el hermano y confirmaron que fue falso. Sí existió  una comunicación con la familia de la muchacha que estaba en la peluquería pero no se trató de un secuestro”, explicó Ana Sosa, jefa del Centro de Comando Unificado.

En cuanto a los detalles de  la negociación que llevaron al hombre a entregarse, el director nacional de la Guardia Republicana Alfredo Clavijo, dijo:”Los términos de la negociación son parte de la investigación criminal que ahora lleva adelante la Fiscalía, por ende son de carácter reservado. Lo que podemos decir es que la negociación se fue dando y el negociador pudo tener el control de la negociación y resolver esa situación por las vías pacíficas”.

Las autoridades policiales desmintieron que la madre del hombre haya ingresado al local a tratar de persuadirlo para que se entregue a la Policía.

El jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez, dijo que en total fueron catorce los rehenes: seis trabajadores, siete clientes y la dueña del lugar. Si bien había trascendido que las dos primeras personas que salieron  habían logrado escapar, Clavijo explicó que fue resultado de la negociación.

Las autoridades explicaron que no había registros de denuncias previas por violencia doméstica por parte de la joven secuestrada hacia el secuestrador.

Pérez confirmó que dentro del local se efectuaron tres disparos, pero que no hubo heridos. El hombre que se atrincheró, una vez finalizada la negociación, entregó dos armas a los rehenes para que estos las entregaran a la Policía.

Clavijo explicó por qué pidieron a la prensa que no transmitiera desde el lugar del hecho: “Si el tomador de rehenes tiene alguna información, puede ser más difícil la negociación”.

 


Las Más Vistas