Qué dice la sentencia contra el hombre que asesinó a su hermana y a su sobrino de ocho años en Paysandú

El doble crimen ocurrió a finales de enero de 2023.

La Justicia de Paysandú condenó este lunes a por lo menos 40 años de cárcel al hombre que asesinó a su hermana de 27 años y a su sobrino de ocho años a finales de enero de 2023.

De la sentencia a la que accedió Telemundo se desprende que los asesinatos ocurrieron en la casa donde convivían las víctimas con el atacante.

"En la madrugada del 31 de enero de 2023, mientras Giuliana (Lara) y Mateo (Miños Lara) descansaban juntos en el living de la vivienda donde dormían, Jorge Lara atacó a su hermana, la golpeó, la acuchilló en la zona del pecho y finalmente le dio muerte", indica la sentencia.

Luego Lara, comenzó a planear "cómo deshacerse del cuerpo" de su hermana y "qué hacer con su sobrino, que estaba en la vivienda cuando el acusado mató a su hermana".

Jorge Lara, horas después de matar a su hermana, circuló en la moto de ella junto a su sobrino. Recorrieron distintas calles de Paysandú e incluso "un sendero interno entre medio de arbustos frondosos". Al retornar a la casa mató al niño.

Hombre que asesinó y desmembró a su hermana y su sobrino de ocho años en Paysandú fue condenado a por lo menos 40 años de cárcel

"Luego para deshacerse de sus cuerpos y borrar toda evidencia de los crímenes que había cometido, los descuartizó en el baño de la casa, separando las cabezas de los torsos, los antebrazos, piernas, de ambas víctimas para poder meterlos en bolsas y cargarlos luego al lugar donde los iba a tirar", añade la sentencia.

El asesino colocó "parte de los cuerpos" de las víctimas en bolsas negras y las tiró en una zona de arbustos y prendió fuego.

Luego de este hecho, volvió a comprar bolsas de residuos grandes y nafta. En más de una oportunidad se lo vio en las cámaras de seguridad de la zona circulando en la moto de su hermana. Incluso, cuando fue a comprar un refresco, pan y mortadela.

De la sentencia también se desprende que la convivencia entre ellos "no era buena" y Lara "ejercía violencia" sobre su hermana. Testigos indicaron que él le dijo "puta" y "cucaracha" en más de una oportunidad.

"Las extremidades estaban cortadas de una forma muy particular, que en mi experiencia muy pocas veces la vi, por una persona que tenía conocimiento en arma blanca", relató un efectivo policial. El asesino trabajó durante un tiempo en un frigorífico.

En audiencia un testigo declaró que encontró a Lara, en playa Mayea , un lugar que se le dice el barranco. Allí comentó que Lara salió de la nada y le dijo que 'tenga cuidado que había una yara'.

El testigo indicó que estaba en la zona con su hermano menor, con quien fue a pescar. "Luego el viernes vieron en Facebook el caso e identificaron a Lara y dijo textual: 'La cara me quedó grabado'. Fueron con su madre hasta el lugar donde lo vieron salir y vieron que habían prendido fuego, papel quemado y olor fuerte, encontraron un torso con calzoncillo, fueron a su casa y llamaron a la Policía", se indicó en la sentencia. Luego, le mostró el camino desde donde salió Lara.

Otros testigos relataron que en esa zona vieron "focos ígneos" y sintieron un olor "muy fuerte de carne podrida". Allí se encontraron con el cuerpo de un niño chico.

"El viernes 3 de febrero de 2023 los restos de los cuerpos de quienes en vida fueran Giuliana Lara y Mateo Miños aparecieron desmembrados en la zona de playa mayea", concluyó la sentencia.


Las Más Vistas