Refugiados de Guantánamo no sabían que eran trasladados a Uruguay

El sindicalista Fernando Gambera contó también que están sorprendidos con el excelente trato recibido.

“Llegaron encapuchados y engrillados. Se dieron cuenta que habían llegado a Uruguay cuando vieron una cara conocida que había sido quien los había entrevistado en la cárcel. Nunca les dijeron a donde los estaban llevando”, expresó Gambera.

El sindicalista contó también que las autoridades uruguayas pusieron dos condiciones para recibirlos: que reciban el estatuto de refugiados y que en el momento que pisen Uruguay estén libres, sin grilletes ni capucha.


Una de las cosas que ha sorprendido tanto a los integrantes del Pit-Cnt como a los refugiados son los gestos de los vecinos. Gambera contó que una vecina les llevó jazmines para que sientan el olor de esta época en Uruguay, mientras que otra les llevó una plantita con flores para que puedan tener un poco más linda la casa.

Gambera también dijo que los refugiados están muy agradecidos por el recibimiento y que lo reflejan en las oraciones. “Tienen claro que fue una iniciativa del presidente  y así lo demuestran con el lenguaje de señas universal: mostrando el mate y en la avidez por hablar español”.

El integrante del Secretariado del Pit-Cnt también dijo que entiende el temor de algunas personas por versiones e imágenes que se difundieron antes de la llegada, pero “se ha demostrado que son como nosotros”.

“La gente los hace sentir en casa y ellos empiezan a adaptarse a las costumbres nuestras”.

Está previsto que el acompañamiento del Pit-Cnt dure unos dos meses, tiempo para que logren la adaptación, el trabajo, y que vengan sus familias.


Las Más Vistas