Tolerancia cero: así influye el consumo de alcohol a la hora de conducir – Teledoce.com

Tolerancia cero: así influye el consumo de alcohol a la hora de conducir

Las espirometrías positivas aumentan en diciembre, y enero, al igual que en los fines de semana.

En la medianoche de este viernes comienza a regir la tolerancia cero para el consumo de alcohol en conductores. Ciertamente incide, pero el periodista Leonardo Silvera presentó en Telemundo un informe para ir en profundidad sobre el tema.

La primera ley que marcó un límite se promulgó en 1994 con un límite de 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre; en el 2008 pasó a 0,5, en el 2009 pasó a 0,3 y ahora pasa a ser de 0.

El alcohol y las drogas en sangre complican la conducción y multiplican las posibilidades de sufrir un siniestro de tránsito, ya que retardan la capacidad de reacción y generan sensación de falsa confianza. Si uno va a 100 km por hora, ve un obstáculo en el camino y reacciona para frenar, si no consumió nada de alcohol su demora será de 21 metros; si tiene 0,8 gramos, demora 33 metros -un incremento del 58% en la distancia de reacción-; si por ejemplo se enfrenta con esa situación con 2 gramos de alcohol en sangre, el tiempo de respuesta será de 61 metros -un incremento del 121%-.

Con 0,3 gramos en sangre, la dificultad para manejar es moderada: disminuye la atención a situaciones de peligro y la respuesta se enlentece y vuelve más confusa; con 0,5, se considera que la dificultad es de moderada a severa, porque se reduce la visión y no se enfocan bien las señales de tránsito; con 0,8 gramos, la dificultad es severa porque a todo eso se suma la sensación de euforia y confianza que provoca una forma de conducir agresiva y temeraria. Cuando la cantidad de alcohol supera el 1,5, el estado de embriaguez es tal que ya no se puede conducir.

Las variables que inciden en esto son el peso, la velocidad con que se toma y si se comió o no. Para un hombre de unos 80 kilos que toma una copa de vino o un vaso de cerveza, si le hacen una espirometría una hora después le va a dar 0,2; si toma una medida de whisky, le va a dar 0,4. Para una mujer de 60 kilos, lo mismo sucede con niveles de 0,35 y 0,7. La Unasev por eso recomienda esperar por lo menos 12 horas para salir a conducir.

Telemundo conversó con Gerardo Barrios, director de la Unidad Nacional de Seguridad Vial, quien indicó que más allá de las sanciones a lo que se apuesta siempre es a la prevención.

“La peor sanción que puede haber es involucrarse en un siniestro de tránsito con lesionados”, dijo Barrios. “La carga social que implica o que alguien de la familia o que iba con él tenga una lesión grave o fallezca, o que involucre a otro”.

Barrios se expandió sobre el trabajo de la Unasev, desde que comenzó a trabajar en 2008. Recordó que en ese año las espirometrías positivas en siniestros de tránsito -con el límite establecido en 0,8- eran del 18%, mientras que hoy son 6% a 0,3.

“Ha habido un cambio muy importante, un descenso muy importante en la cantidad de conductores alcoholizados que protagonizan un siniestro con lesionados”, destacó.

Los números que maneja la Unasev son contundentes: de las espirometrías realizadas tras un accidente de tránsito, el 92% dieron negativas, pero el 6,2% dieron más de 0,3, el límite tolerable. Se podría pensar que 6,2% es una cifra baja, pero son 650 conductores. El 1%, mientras tanto, tenían alcohol en sangre de entre 0 y 0,3.

Además, los meses de diciembre y enero son los más complicados al respecto durante el año, al igual que el fin de semana lo es durante la semana. Las espirometrías positivas a lo largo del año son en promedio 5%, pero en diciembre y enero son más de 7. De lunes a viernes, el promedio es de 4%, pero en los fines de semana la cifra trepa a más del 13%.


Las Más Vistas