Barra de Peñarol ordenó dispararle a un vendedor de la Ámsterdam

Los integrantes de la comisión de seguridad dijeron ante la Justicia que fueron amenazados de muerte.

Según el documento al que accedió Telemundo, la investigación se inició a instancias de la Dirección General de Información e Inteligencia y apuntaba a investigar a los barras de Peñarol y Nacional pero los graves hechos ocurridos en la Tribuna Ámsterdam ameritaron una investigación puntual a este sector.

Durante las indagatorias se pudo saber por parte de empleados del club que Peñarol recibió una lista de colaboradores de los encargados de seguridad que habían sido designados entre referentes de las propias barras. Esa lista era de unas 300 personas a quienes se les hacía un carnet social sin pagar cuota. Además la comisión de seguridad pedía determinada cantidad de dinero que variaba según el partido. Entre 50 o 60 de esas personas recibían un sueldo de entre $4.000 y $5.000 por partido por trabajar en el equipo de seguridad que se encargaba de la Tribuna Ámsterdam pero cuando se trataba de un clásico cobraban más dinero llegando en algunos casos a el doble.

Respecto a la fecha del partido clásico que quedó trunco, uno de los testigos interrogados por la Justicia manifestó haber recibido amenazas del Coco, uno de los líderes de la barra que está recluido en el Comcar. De las escuchas se desprende que este hombre le ordena a un menor saquear un puesto de comida de la Ámsterdam y disparar contra un vendedor para suspender el partido y perjudicar deportivamente a Peñarol y así lograr que se les restablecieran los beneficios que les fueron quitados con los nuevos encargados de seguridad.

Este mismo individuo luego de sucedidos los hechos en la Ámsterdam, desde la cárcel ordenó atentar contra la vida de los integrantes de la nueva comisión. “Estoy amenazado de muerte, por eso digo que son grupos criminales”, afirma uno de los integrantes de dicha comisión. “Ellos hicieron varios contactos a los efectos de ubicarme como blanco para conocer mi forma de vida, costumbres, domicilio y dispararme”, sentencia.


Las Más Vistas