Cómo fue el secuestro del empresario que terminó frustrado por un control policial

A un agente policial le resultó sospechoso que viajara un hombre solo al volante y otros dos hombres atrás.

Todo comenzó el sábado cuando una mujer que se dedica a la venta de automóviles se contactó con su expareja para decirle que lo quería ver. La mujer le indicó que estaba en un pueblo en Castillos, en Rocha, y que necesitaba dinero para alquilar una casa en Chuy. El hombre -sin percatarse de que era un engaño- manejó su auto (Mercedes Benz) hasta el lugar convenido: una parada de ómnibus sobre Ruta 9. Allí llegó por la madrugada, donde lo esperaba la mujer. El hombre bajó y fue interceptado por dos individuos que lo encañonaron y lo subieron atrás del vehículo.

A partir del momento, la mujer desaparece y uno de los secuestradores se sienta atrás con la víctima y el otro conduce. Durante todo el trayecto amenazan con matarlo si no les transfiere el auto. La mujer y otro hombre iban detrás en una camioneta. Todo iba bien hasta que los paró un control de rutina en Maldonado. A uno de los agentes policiales le resultó sospechoso que viajara un hombre solo al volante y dos atrás. Por lo tanto, el agente hizo descender a los hombres, uno de ellos arrojó el arma de fuego al piso, el empresario se alejó y les dijo a los policías: “Ayúdenme, me llevan secuestrado”.

Este martes la Justicia estableció 120 días de prisión preventiva para los dos hombres:


Las Más Vistas