El relato de Romina, una joven que denunció haber sido secuestrada por un taxista pero en la seccional no le hicieron caso – Teledoce.com

El relato de Romina, una joven que denunció haber sido secuestrada por un taxista pero en la seccional no le hicieron caso

El taxista no quiso aceptar el pago con débito y cuando por fin dejó que se bajara del vehículo, le dijo: “ya sé cómo te voy a cobrar”.

Una joven denunció que un taxista la retuvo en el vehículo en contra de su voluntad cuando le dijo que no le pagaría en efectivo. El hombre trancó las puertas del vehículo y arrancó sin permitirle bajar. Cuando la liberó y la chica pudo hacer la denuncia, en la seccional cuarta no tomaron con seriedad su caso.

Romina relató a Telemundo que su novio le pidió un taxi por la aplicación “Voy en taxi” desde su casa en La Aguada. En el pedido especificaron que pagarían mediante pos. Cuando Romina subió le reiteró al taxista que pagaría con débito. Al llegar a destino, en Martín C. Martínez y Colonia, sacó la tarjeta pero el conductor le exigió efectivo, “Dale pendeja, pagame en efectivo”, cuenta Romina que le dijo el hombre.

Ella corroboró que la solicitud se había hecho para pagar con débito, pero aun así le ofreció que regresara más tarde a su trabajo o a su casa para que le dieran efectivo. Los reclamos del taxista subieron de tono y Romina quiso bajarse, pero el hombre trancó las puertas, le dijo “de alguna forma me voy a cobrar” y arrancó.

La chica intentó contactar al 911 sin éxito y llamó a su novio para que escuchara lo que pasaba, mientras lloraba y le pedía al hombre que la dejara bajar. En determinado momento, Romina simuló que el 911 le había respondido y le dijo al taxista que estaban en camino, que la dejara bajar. Finalmente, el hombre paró y abrió las puertas. Cuando Romina bajó, él le dijo “ya sé cómo me voy a cobrar”.

Romina pudo comunicarse entonces con el 911, una operadora la tranquilizó y le dijo que fuera a la seccional cuarta a hacer la denuncia. La joven cuenta que al llegar lo primero que vio fue a un agente con la camisa abierta. Otro funcionario le tomó la declaración, mientras su celular personal sonaba insistentemente. El funcionario le explicó que debía atender porque era urgente y luego le mostró la foto que le había llegado, “es mi madre que me está preparando una cazuela” cuenta Romina que él le dijo.

Desde la misma seccional, la chica se comunicó con el número 141 de Radiotaxi Patronal, donde le tomaron sus datos y los del taxista, que figuraban en el pedido de la aplicación. La Policía también buscó al taxista en su base de datos y Romina lo reconoció por la foto. El agente que tomó la denuncia le dijo que no sabía cómo caratular el caso, porque no estaba seguro de qué era. Ella respondió que debía ser, como mínimo, privación de libertad.

Cuando preguntó qué pasaría a continuación, los policías respondieron que ese tipo de denuncias eran muy comunes y que estaba en manos de la empresa, porque “el pobre hombre” no podía perder el trabajo, le dijeron.

Tras la difusión del relato de Romina en Montevideo Portal, el Ministerio del Interior se comunicó con ella para decirle que iniciarían un expediente por lo sucedido en la seccional cuarta. Telemundo se contactó con el juzgado de flagrancia de 5 turno que confirmó haber recibido el caso, pero aún no tiene avances en la investigación.

________

Desde el servicio 141 explicaron a Telemundo que recibieron el reclamo de la pasajera, aunque en el pedido de la app voy en taxi no figura la solicitud de móvil con pos. La empresa se contactó con el taxista para conocer su versión, que difiere en algunos detalles con la de la denunciante, y comunicó al propietario del coche de la situación.

El trabajador debió informar en el momento que la pasajera pretendía pagar con débito y él carecía del pos. También dijo que iría a la seccional a denunciar que la pasajera no abonó, pero nunca lo hizo. El 141 suspendió al trabajador de ese servicio, pero es el propietario del coche quien debe tomar otras medidas.


Las Más Vistas