Momentos de mucho dolor y congoja se vivieron en los sepelios de los infantes de marina Alex Guillenea y Alan Rodríguez

Ambos eran oriundos de Rivera.

Los cuerpos de Alex Guillenea y de Alan Rodríguez habían llegado en la madrugada.

Pese a la hora y al frío, muchos vecinos los esperaron para saludar su pasaje.

El velatorio de Guillenea, infante de marina de 25 años, comenzó a las 8 de la mañana en una de las salas fuera del complejo de la empresa velatoria.

Allí se congregaron amigos y familiares. Todas las personas permanecieron en la vereda debido a las nuevas disposiciones por el Covid19.

A las 9:45 partió el cortejo fúnebre para recorrer las 12 cuadras que separan a la empresa del Cementerio Central de Rivera.

Aguardaban las autoridades ministeriales y los comandantes de las Fuerzas Armadas, junto a la intendenta de Rivera.

El féretro ingresó cargado por los compañeros de Guillenea. Su padre no pudo evitar la emoción y les habló.

El velatorio de Alan Rodríguez, de 31 años, comenzó una vez que finalizó el de su compañero.

El cortejo partió 11:45 para realizar el mismo recorrido por la avenida Presidente Feliciano Viera, hasta llegar al cementerio en la avenida Luis Alberto de Herrera.

Como en el sepelio anterior, sólo se permitió ingresar a familiares y algunos amigos. En el caso de Alan fueron precisamente sus amigos quienes cargaron el féretro hasta el Panteón Militar.

En Rivera se decretó tres días de duelo departamental, luego de que el gobierno decretara dos días de duelo nacional por el asesinato de los infantes de marina en el puesto de guardia ubicado detrás de la Fortaleza del Cerro.

“Es una atrocidad”, dijo el ministro de Defensa Javier García, presente en los sepelios.


Las Más Vistas