Policía uruguaya en alerta por posible ataque del Primeiro Comando da Capital – Teledoce.com

Policía uruguaya en alerta por posible ataque del Primeiro Comando da Capital

La organización criminal brasileña golpeó Paraguay y Uruguay no queda ajeno a posibles movimientos.

Cuando la Policía uruguaya fue alertada por las autoridades brasileñas sobre un posible asalto por el Primeiro Comando da Capital, conocido por sus siglas PCC, muchos se preguntaron: ¿qué es el PCC?

La Jefatura de Rivera envió un mail a sus pares de Artigas, Cerro Largo, Tacuarembó y Rocha donde se indica que el PCC estaba planificando un nuevo asalto a Prosegur, como había ocurrido en Paraguay, pero en esta ocasión a un local en Uruguay.

El asalto en Paraguay fue en Ciudad del Este el pasado 25 de abril cuando un comando del PCC atacó durante tres horas la sede de la empresa y accedió a la bóveda, que guardaba 40 millones de dólares.

En el pasado mes de enero también hubo una alerta similar.

Desde el Ministerio del Interior se dijo a Telemundo que hay preocupación por el tema, pero estimaron que el alerta lanzado pudo haber frenado la posible acción del PCC en nuestro país.

Esta preocupación incluso se hizo patente en una reciente conferencia internacional para el control de drogas realizada en Republica Dominicana.

Allí el representante uruguayo, el inspector Carlos Noria, director de la Dirección Antidroga, planteó la preocupación por la situación de Brasil porque se entiende que la inestable situación política redunda en un accionar más libre para de este tipo de bandas.

 

El PCC surgió dentro de las cárceles de San Pablo, Brasil, tras la masacre en la prisión de Carandirú en 1992.

Según información del centro de investigación de crimen organizado Insight Crime, durante la época de su creación, los miembros de la pandilla en el exterior de la prisión tenían que pagar una cuota de cerca de 250 dólares, mientras que los presos pagaban poco más de 12 dólares.

Estos fondos son utilizados para pagar abogados, sobornar a guardias y policías, así como para comprar drogas y armas.

Con el correr de los años, el PCC se vinculó con otra organización criminal, el Comando Vermelho, además de expandirse entre cárceles de todo Brasil.

En la actualidad el PCC tiene siete líderes principales, pero el histórico es Marcos Willians Herbas Camacho, alias “Marcola”, el es máximo líder.

En mayo de 2006, el PCC tomó 70 prisiones de Brasil, en una rebelión sin precedentes que resulto con 152 muertos, entre policías, militares y personal carcelario.

La acción del PCC paralizó a la ciudad de San Pablo con ataques coordinados. En total 564 personas fueron asesinadas.

El mercado brasileño de droga está valuado en unos 9.000 millones de dólares anuales.

Por el control del narcotráfico en Brasil, a finales de 2016 el PCC y el Comando Vermelho se separaron, poniendo en alerta a los organismos de seguridad de la región porque se desató una guerra entre ambos.

Debemos recordar además que José Paulo Vieira De Mello, conocido como Paulo Seco, un líder del Comando Vermelho, estaba afincado en Uruguay concretamente en la Ciudad de la Costa, y fue extraditado a Brasil.

El PCC, es ahora la organización más grande: cuenta con miembros en la mayoría de los e stados del país, y controla las rutas de tráfico de drogas entre Brasil, Bolivia y Paraguay.

Pero además busca su expansión a otros países de América Latina, África y Europa.  En este caso por lo menos ya se ha contactado con la poderosa organización mafiosa ‘Ndrangheta Calabresa.

Entonces, el Ministerio del Interior uruguayo ve con preocupación esta expansión. A principios de año en Rivera una banda de asaltantes conocida en Porto Alegre como “Os Irmãos” (los hermanos) y con contactos con PCC, asaltaron una casa de cambio con armas largas, donde un policía y un delincuente resultaron muertos.

Otro dato que abona esa preocupación es el informe de 2016, donde el departamento de Estado de Estados Unidos dijo que traficantes extranjeros se aprovechan de las “porosas fronteras” que tiene Uruguay con Argentina y Brasil; utilizando Montevideo, el puerto, para las operaciones de tránsito de drogas.


Las Más Vistas