“Revolvieron todita la casa, los colchones, armarios, la alfombra pero no había nada, lo que falta son las dos escopetas”

Tres delincuentes coparon una estancia en Durazno y esposaron al casero de 84 años.

Juan Herrero, dueño de la estancia que fue copada: Me llamaron por teléfono que habían llegado tres individuos y que habían empezado a hablar con el señor que yo tenía ahí, Medina que tiene 84 años. Según Medina, le pidieron agua caliente para el mate, les dijo que sí pero cuando se agachó uno de ellos le agarró  la mano derecha y el otro la mano izquierda y automáticamente lo esposaron con esposas igualitas a las de la Policía. Revolvieron todita la casa, los colchones, armarios, la alfombra, todo. No había nada. Lo que falta son las dos escopetas. Villa del Carmen es una zona que en los últimos diez años ha cambiado sustancialmente, interiormente aquí en este pueblo hay muchos robos y la gente ha cambiado bastante.


Las Más Vistas