Trece personas fueron imputadas por contrabando de ropa en la frontera de Paysandú – Colón

La maniobra se hacía con el aval de un funcionario de Aduana que simulaba revisar la carga y cobrara alrededor de $2.000 por viaje.

Una organización integrada por quince personas dedicada al contrabando ingresaba mercadería al Uruguay a través del puente binacional Gral. Artigas. Estaba encabezada por un empresario del transporte y comerciante que en persona manejaba una Combi. La organización fue desbaratada por la Fiscalía Letrada Departamental de Paysandú de 1º turno, a cargo de la fiscal Carolina Martínez.

Se detuvieron quince personas y trece resultaron formalizadas.  Viajaban a comprar prendas de vestir las ferias argentinas de “Avellaneda” y “La Salada”, retornaban a Colón, dejaban bultos conteniendo la mercadería en un depósito, y regresaban a Uruguay sin carga alguna.

Días después en otro vehículo, luego de coordinar el momento propicio a través de celular y durante el horario en el que se encontraba de turno JLS, funcionario de la Dirección de Aduanas, la ropa era ingresada ilegalmente al país.

En aplicación de un acuerdo formalizado con la organización, el aduanero hacia la vista gorda, simulaba revisar el vehículo y la recibía entre $2.000 y $2.500 pesos según la cantidad de bultos que traían. En algunas oportunidades llego a recibir $20.000 por “no ver” 490 bultos con ropa.

El operativo en el puente fue la madrugada del 21 de marzo. Uno de los imputados que entró y salió en pocos meses unas 747 veces, fue detenido en su camioneta Toyota Hilux, con varios bultos con prendas de vestir, comestibles y repuestos de automóviles. También se detuvo otro automóvil con ropa y repuestos y la Combi que hacía los viajes fue incautada en el marco del procedimiento.

El aduanero fue condenado como autor de reiterados delitos de cohecho calificado, en concurso fuera de la reiteración con reiterados delitos de contrabando especialmente agravado, en calidad de coautor, a la pena de dos años de penitenciaría a cumplirse de la siguiente forma: doce meses de prisión de cumplimiento efectivo y doce meses de arresto domiciliario nocturno. Asimismo, tendrá dos años de inhabilitación especial y una multa de 75 UR.

A los integrantes de la organización se les tipificaron todos delitos vinculados con el contrabando, siendo la mayor pena para el empresario del transporte y comerciante, que estará preso dos años y tendrá arresto domiciliario nocturno ocho meses más, con cierre de frontera por contrabando especialmente agravado en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de asociación para delinquir especialmente agravado.

Los restantes formalizados son dos hombres con catorce meses de prisión con medidas sustitutivas, y otros dos , uno con un año y otro con 20 meses de prisión efectiva mas medidas sustitutivas.

Dos mujeres fueron formalizadas con catorce meses de prisión y otras dos con 20 meses de prisión todas con medidas sustitutivas.

A una ultima mujer le fue suspendido el proceso pero deberá fijar domicilio y no salir del país por tres meses.


Las Más Vistas