Un enfermero que terminaba de atender a un paciente fue brutalmente golpeado en Casavalle en el marco de una rapiña

Un equipo médico había terminado de atender a un paciente y cuando se disponía a subir a la ambulancia, un enfermero fue rapiñado y golpeado.

Su rostro lo dice todo. Alex Santos tiene 43 años, es enfermero y trabaja en el servicio de emergencia móvil de ASSE, SAME. La noche del martes cerca de las 20:30, cuando terminaba de atender un paciente en las inmediaciones de San Martín y Rinaldi, salió del domicilio para subirse a la ambulancia y en el ínterin contestó una llamada en el celular.

“En ese momento pasan dos personas y yo justo tenía el teléfono, porque estaba hablando. Yo salí a correr a uno de ellos, llegué a alcanzarlo. En ese momento me pegaron con algo y no recuerdo más nada. Recuperé la conciencia cuando iba en el móvil, que me estaban trasladando”, contó Alex Santos a Telemundo.

Alex trabaja como enfermero hace 20 años y esta acostumbrado a concurrir a zonas rojas ya que una proporción alta de los más de 700 llamados diarios que llegan al SAME provienen de ahí.

“Tenemos un protocolo de seguridad que es justamente para las zonas rojas. Consiste en pedir un móvil policial, por lo general es en una zona segura donde podamos esperarlo y ahí nos dirigimos con la Policía a la casa de la persona. Esto no estaba marcado como zona roja, no se pensó que pudiera ser tan peligroso”, relató el enfermero.

De hecho, antes de atender el llamado habían tenido que rechazar el ingreso a un domicilio en Los Palomares, ya que la Policía rechazó acompañarlos porque había tiroteo en la zona.

Le esperan dos meses de recuperación para que sane la fractura de su brazo y las lesiones en cuerpo y rostro.

“Si me volviera a pasar, capaz que no salgo a correr a nadie. Pero bueno, lo que te da a pensar es que salís a trabajar y no sabés si volvés”, dijo Alex.

Recordemos que las emergencias móviles funcionan bajo un protocolo de acción coordinado con el Ministerio del Interior cuando se encuentran en situaciones o zonas de riesgo.

A principios de 2017 se estableció entre las instituciones de asistencia médica y el Ministerio del Interior un protocolo de actuación en caso de zonas rojas.

Básicamente lo que implica es que cuando las ambulancias tengan que ingresar en zonas consideradas peligrosas deberán antes pedir asistencia policial que los escolte.

En caso que no estén dadas las condiciones para que la ambulancia pueda ingresar en la zona y el paciente pueda trasladarse, se le solicita acercarse a la ambulancia en el punto seguro más cercano.

Los choferes no deben quedar nunca solos en el vehículo, y los llamados de baja complejidad que lleguen en turno nocturno se tratarán de postergar hasta la mañana.

Según información brindada por integrantes de los servicios de asistencia, cuando se solicita escolta policial en la noche suelen haber demoras de aproximadamente una hora, porque suele haber varios llamados al mismo tiempo.


Las Más Vistas