Una escopeta robada, la garita prendida fuego y una moto abandonada: qué se sabe del crimen del guardia de seguridad

El autor del crimen, un consumidor de pasta base de 27 años, fue detenido y se le incautó la moto y el arma del trabajador.

Un guardia de seguridad de 44 años fue asesinado de un disparo en la cabeza y su cuerpo fue incendiado junto con la garita en la que trabajaba en una cantera de Carrasco Norte.

El autor del crimen, un consumidor de pasta base de 27 años, fue detenido y se le incautó la moto y el arma del trabajador.

A las 3 de la mañana de este lunes el guardia de seguridad que custodiaba la cantera ubicada sobre la calle Camino Pavia, en la zona de Bañados de Carrasco, dio su último reporte antes de ser asesinado: todo estaba  bien, era una noche tranquila. Pero casi dos horas después un compañero que también custodiaba el predio vio la garita de aquel guardia arder y dio aviso al 911.

Asesinaron a un guardia de seguridad de 44 años en Carrasco Norte; Policía detuvo a un delincuente y recuperó el arma y la moto

Con el hallazgo del cuerpo dentro del habitáculo, se supo que el trabajador había sido asesinado de un disparo en la cabeza con una escopeta, y que el autor del crimen luego había iniciado el fuego con intención de borrar las evidencias. También notaron el faltante de su moto y del arma de trabajo.

El vehículo robado era propiedad de la empresa de seguridad y tenía sistema de GPS, por lo que con ese dato pudieron seguir el recorrido del asesino tras cometer el crimen. Fue entonces que cerca de calle Perseverano encontraron la moto abandonada.

Cuando Policía Científica trabajaba en busca de huellas dactilares un hombre se acercó a los efectivos y les preguntó por qué estaban allí. Más tarde el hombre contó que su hijo de 27 años había robado una escopeta calibre 16 de la casa de su tío en la noche del domingo y que quizás había sido él el autor del crimen.

Sindicato de Trabajadores de la Seguridad Privada realizará un paro general tras el asesinato de un guardia en Carrasco Norte

Con ese dato finalmente fueron a la casa del sospechoso. A las 9 y media de la mañana, con permiso de su padre, ingresaron al dormitorio del joven, que dormía plácidamente. Bajo su colchón hallaron la escopeta con la que cometió el crimen, así como el revólver del guardia de seguridad, esposas y llaves de la moto robada. De esa manera quedó detenido.

El sospechoso tiene un antecedente por receptación de 2020. Es adicto a la pasta base y tenía mal vínculo con sus familiares, al punto de irrumpir con violencia en la casa de tío de 60 años para robarle un arma.

Ahora está a disposición del fiscal de Homicidios Carlos Negro.


Las Más Vistas