El policía que fue baleado en una rapiña consiguió la silla de ruedas especial que necesitaba para correr

Tras compartir su historia en Telemundo, un hombre donó la silla. Miguel apuesta al atletismo tras ser baleado durante una rapiña.

Miguel Pérez trabajaba en una estación de servicio por las noches y fue en 2016 cuando su vida cambió. Una de esas noches tres rapiñeros llegaron a la estación ubicada en Cerrito de la Victoria y lo balearon por la espalda

Uno de los tres disparos que recibió le afectó la médula, lo dejó sin movilidad en las piernas y desde entonces no puede caminar

“Me dieron tres tiros por la espalda. Uno de ellos impactó en la médula y me ocasionó esta condición”, relató a Telemundo.

El año pasado, Miguel retornó al trabajo en la misma estación y con un sueño: correr profesionalmente.

“A mí siempre me encantó. Corría en esta pista cuando podía hacerlo con mis piernas, en el año 2011 y 2012. Corría por las mías, me encantaba salir a correr diez o veinte kilómetros”, contó.

Entrena dos veces por semana durante dos horas, se preparó para competir profesionalmente pero para hacerlo le faltaba una silla especial de un valor aproximado de 1800 dólares.

“Teniendo la silla deportiva uno tiene posibilidades de acercarse a los que están corriendo y lo hacen de forma profesional. Yo lo quiero hacer de la misma manera, pero necesito esa silla”, contó Miguel a Telemundo.

Junto a su amigo policía, Carlos Magliano, Miguel comenzó una carrera solidaria hasta Maldonado para poder recaudar fondos. Así varias personas se acercaron a ayudarlo y a manifestarle su apoyo a lo largo del camino. Una persona que escuchó su historia a través de Telemundo  le manifestó su intención de donar la silla de ruedas.

“Lo más importante es estar vivo, tener ganas de vivir. Ojalá esto sirva para mucha gente que está en la misma situación que yo que les de un empuje para salir adelante, porque mientras hay vida hay esperanza”, sentenció el ex policía.

Este martes Miguel recibió la silla con la que podrá cumplir su sueño de volver a correr y competir. “El deporte me ayudó mucho a salir adelante, me ayudó a superar muchas cosas. El deporte es una muy buena salida para sanarse mentalmente y físicamente” relató el hombre.

Sobre la silla contó: “es más de lo que esperaba. Está toda hecha a medida, tanto los apoya pies como la canasta. Fue hecha en Maldonado. Es un artesano que hace más de treinta años que hace bicicletas deportivas de carrera, y se animó a hacer una silla con estas características. Quedó una silla muy linda y muy competitiva”, relató Miguel.

Emocionado agregó: “muchas gracias a todos los que colaboraron, a todos los que hicieron que este sueño sea posible”.


Las Más Vistas