Hace once años que Daniel quedó ciego pero a través de su memoria recrea algunos lugares y hace miniaturas en espuma plast

Es uno de los usuarios del Centro Nacional de Discapacidad Visual, donde trabajan personas con distintas edades y de todo el país.

Daniel López tiene 63 años. Hace once años la vida le cambió por completo cuando se levantó una mañana sin poder ver. Eso no le sorprendió porque los médicos ya le habían advertido que eso podía pasar.

“Para mí el cambio al principio no fue malo. Sabía que iba a quedar ciego”, dijo. Hoy, después de vivir varios años en refugios, se encuentra en el Centro Nacional de Discapacidad Visual.

Allí participa de los talleres de manualidad. Para Daniel, poder trabajar manualmente con sus esculturas en espuma plast, es fundamental para mantener su mente ocupada y divertirse.

Para poder realizar los trabajos se basa en los recuerdos. Su memoria es lo que le permite hacer con exactitud cada réplica. “Para mí es fácil, lo tengo en la cabeza. Los cortes, las formas, el color, tengo todo en la cabeza”, contó a Telemundo.


Las Más Vistas