A un año de asumir, Daniel Martínez recorrió Montevideo y habló de sus problemas principales

El transporte, el Corredor Garzón y la basura estuvieron entre los más importantes. El intendente incluso recibió pedidos de algún vecino.

A un año de comenzada su gestión en la Intendencia de Montevideo, Daniel Martínez realizó un recorrido por el departamento junto con Código País. El primero que acompañó al intendente fue el periodista Antonio Ladra, quien lo pasó a buscar por su despacho.

En cuanto a las principales dificultades de su primer año de trabajo, Martínez reconoció que el transporte es el tema más complejo, y lamentó que el cierre de Raincoop no permitió encarar el problema de fondo del sector.

“Espectacular que todo el mundo pueda tener su auto, me parece sensacional”, dijo sobre el crecimiento del parque automotor en la ciudad. “El problema es que tenemos que promover que no todo el mundo lo use para todo, y que tenga dónde dejarlo”. Para lograr esto, Martínez reconoció que el ómnibus necesita una calidad mayor.

En cuanto al transporte público también surge el tema Uber. El intendente afirmó que quienes quieran denunciar a los trabajadores de la aplicación de transporte pueden tomarse un Uber y sacarle una foto a la boleta y eso le da a la IM elementos legales para multar. En este sentido, Martínez agregó que los remises sufren más la competencia que los taxis, y que la situación que están atravesando estos choferes es “gravísima”. Los remiseros, comentó, tienen libreta profesional, vehículo habilitado con inspecciones periódicas y hacen aportes al BPS, por lo que lo de Uber es “competencia desleal”.

Otro punto vinculado con el transporte son los baches en las calles, y Martínez comentó que se debe trabajar para solucionar los que ya están, pero también aplicar tecnología de micro pavimento para directamente evitar que estos se generen.

En otro punto del recorrido con Martínez, a él se sumó Alfonso Lessa y juntos se dirigieron al Corredor Garzón, una de las cuestiones más polémicas de la gestión anterior a la del actual intendente, la de Ana Olivera.

Martínez adelantó que la ciudad tendrá pronto miles de cámaras de seguridad, se colocarán medidores de ruidos molestos y se ampliará la aplicación de la Ley de Faltas, lo que en su conjunto consideró que avanzará en las mayores preocupaciones de la ciudadanía capitalina.

¿Cuáles son los principales problemas del Corredor Garzón? “Hay toda una historia de cómo fue el proceso, la reacción negativa que tuvo, la sensibilidad que se generó”, dijo el intendente, y a raíz de eso los inspectores controlan con mayor flexibilidad. Afirmó que eso cambiará cuando se comiencen a aplicar algunas modificaciones.

Mientras tanto, el Corredor Gral. Flores se inaugurará pronto y Martínez consideró que él no habría realizado esa inversión; sin embargo, como ya está, a este se lo estrenará ya con las modificaciones que se prevén para el Garzón.

En lo referente a la Terminal Colón, Martínez reconoció con un suspiro que no dio los resultados previstos porque paran muchos ómnibus menos de los que se había calculado en el diseño original.

En tercer lugar, Gabriela Santini acompañó a Daniel Martínez a uno de los mayores basurales de Montevideo. El intendente explicó que en uno más grande que ese se colocaron cámaras para multar a la gente que arrojaba residuos. “Es la única forma, nos encantaría no tener que multar a nadie, que hubiera una actitud ciudadana de que esto es el medio ambiente”, comentó.

¿Por qué la basura se transformó en un problema endémico en la ciudad? “Hubo un período, en el que yo salía a explicar lo que pasaba y a pedirle disculpas a la población, en donde no nos funcionaba el mantenimiento y teníamos pocos camiones para la cantidad de basura”, dijo Martínez. “Fueron de los peores días de mi vida. Una situación de una angustia descomunal. Ahora venimos peleándola”.

El intendente lamentó que los cinco camiones que se compraron recién estarán operativos un mes y medio más tarde de lo que se esperaba, ya que fueron armados al revés. Pero, si hay pocos camiones, ¿por qué siguió empleándose el sistema de contenedores? “Analizo para atrás y me deja una enseñanza”, dijo. “Seguimos con un mes y medio más de angustia”.

¿La experiencia con el otro tipo de contenedores, que permiten clasificar? Martínez comentó que el problema es que muchos ciudadanos tiran cualquier residuio, y por eso se está estudiando que la clasificación sea domiciliaria y haya camiones que levanten específicamente esa basura.

Otro problema es el de los clasificadores. Hay cuatro plantas de reciclado, en un convenio con la Cámara de Industria, la CND y el Mides; ahora se construirá una planta mayor con un número de gente más grande y así sacar más clasificadores de la calle. “Tienes miles de personas viviendo de los residuos, tienes que dar alternativas. No puedes de un día a otro decir ‘chau, embrómese, arréglese como pueda'”, declaró Martínez.


Las Más Vistas