Daniel Sturla: “Es indudable que Uruguay es el país menos católico y menos religioso de América Latina”

El cardenal y arzobispo de Montevideo se refirió a la educación y a la influencia de la Iglesia Católica. Además, opinó sobre la Ley de interrupción voluntaria del embarazo: "Hubo una utilización de cifras que no fue verdadera".

Visita a Uruguay del papa Francisco

En octubre del año pasado estuve con el papa en una audiencia privada. Ahí le pregunté cuándo viene a Uruguay. Dijo que en 2017 quedó comprometido a ir a Brasil. Y después iría a Uruguay, Argentina y Chile. Fecha no hay.

Sería mi primera visita papal. Lleva mucho tiempo de preparar, pero me han dicho que el papa no quiere avisar con mucho tiempo su visita a Argentina. Veremos cuándo se anuncia. Todo depende de cuántos días esté, qué es lo que quiere vista. El ha optado por ir a lugares nuevos.

Reunión de Tabaré Vázquez con el papa Francisco en noviembre

No tuve noticias al respecto. Solo lo salido en la prensa. Me parece fantástico ese encuentro. Que sea un papa rioplatense da una sintonía especial.

Uruguay  es el país de la región con menos católicos, según la encuesta del Latinobarómetro de 2014. En 1996 había un 60 % de la población católica y un 18 % era agnóstico. En 2013, los números se equiparan: católicos 41 % y agnósticos en 38 %.

El tema de los porcentajes es relativo. Es indudable que Uruguay es el país menos católico y menos religioso de América Latina. La comunidad judía es muy secularizada también. El secularismo propio del Uruguay tiene más de cien años arraigado fuertemente en la mentalidad uruguaya. El laicismo nuestro se usa para cosas muy diversas. Somos una comunidad nacional donde hace 100 años hubo una fuerte movida que llevó a una secularización de las instituciones  y que llegó a la gente muy fuertemente, que agarró frágil a la Iglesia Católica.

En 1861 es la primera medida secularizadora, ahí la Iglesia no tenía obispo. No estaba organizada; una Iglesia que recién estaba naciendo.

Pero la Iglesia Católica estuvo vinculada al Artiguismo…

La Iglesia es partera de la patria. Nosotros vamos a cumplir 400 años de presencia en Uruguay. En el 1624 los franciscanos fundaron Villa Soriano. En el Artiguismo la Iglesia Católica fue muy importante.

Después, con las guerras de la independencia, nunca se llevó a consolidar una organización institucional de la Iglesia uruguaya.

¿Hoy cómo estamos? Usted es cardenal, hay un papa argentino…

Hoy estamos con mucho entusiasmo. Con muchas ganas. Estamos en una sociedad plural, donde la Iglesia Católica representa un porcentaje alto, un 40 y pico. Tenemos muchas ganas de realizar nuestra misión, que es evangelizar.

Varios políticos estuvieron cuando usted asumió como arzobispo…

Eso es una demostración de un Uruguay nuevo, que se ha ido consolidado. De dejar atrás ese Uruguay de enfrentamientos y reconozcamos la sociedad plural en la que estamos.

¿Hay más o menos tolerancia?

Me hablan de que hoy somos más intolerantes… yo tenía 14 años cuando viví en la dictadura. Yo viví el Uruguay intolerante siendo niño; el Uruguay armado, la violencia, los allanamientos. Un Uruguay dividido y enfrentado. El Uruguay de hoy es mejor. Hay que decirlo y transmitirlo.

Un miedo es el de la inseguridad, que nos complica la vida. Vemos un Montevideo enrejado y duele, más para uno que conoció otra ciudad. Se siente mal al ver tantas rejas en todos lados. Desde lo político, del diálogo, estamos mejor.

¿Fracasaron las políticas sociales en pos de mejorar la seguridad pública?

Sería un atrevido si dijera que se ha fracasado. Creo que hay mucho para hacer. Ayer fui al 40 Semanas. Toda esa rambla del Miguelete que se ha hecho, la reubicación de los asentamientos tan antiguos… toda esa es una tarea muy buena.

Experiencias puntuales como el Jubilar, Impulso, Providencia…  todas que demuestran que si se quiere, con los adolescentes vulnerables, si se quiere, se puede. Puede salir adelante la inmensa mayoría si ponemos corazón y cabeza.

La ministra de Educación dijo que estaba radicalmente en contra de esas experiencias…

A la ministra le he escuchado distintas opiniones sobre estos liceos. Que son muy caros habría que hacer una comparación cuando un liceo como el Jubilar comienza en febrero y termina en diciembre al final. Van mañana y tarde. Tienen inglés. Hay un trabajo con la familia. Y se logra que los chicos queden.

En el Jubilar tenemos el caso del círculo virtuoso cuando hay tantos círculos viciosos. La mayoría de los padres de estos chicos no tenían el Ciclo Básico hecho. Los chicos lograron que los padres hicieran el liceo. Hay un liceo para adultos. El Jubilar, además del Ciclo Básico, consigue becas para que hagan el bachillerato. Hay chicos que están haciendo la universidad.

Habría que ir a cifras. Hay que ser preciso. Ernesto Talvi dijo que si un chico comienza en uno de estos liceos y termina, termina siendo más “barato” que en el sistema público, donde se comienza y no termina.

¿Es solo un problema de costos el que hay en la educación?

Bastaría poner la cabeza y el centro en el chiquilín, en el vulnerable, en el que necesita. Se trata de sacar chiquilines adelante. Los chicos siguen adelante, salen adelante, y empujan a su familia. ¿No lo podríamos multiplicar?

¿Por qué no se replican esos modelos?

Desde nosotros estamos haciendo todo un gran esfuerzo en educación con otra fundación, que estamos intentando salvar colegios. ¿Cuál es la propuesta? Una formación académica de calidad y una formación humana y espiritual. Los chicos responden. A través de la educación se transforma el Uruguay.

¿Ahí se combate la fragmentación social?

La fragmentación tiene diversas de casusas y problemáticas. Hay muchos elementos. ¿Por dónde agarramos?

Situación carcelaria en Uruguay: 34 muertos en cárceles lo que va del año

Es un dolor inmenso. En algún tiempo iba bastante a visitar a la gente presa. Ahora no voy prácticamente.

En el momento de las visitas… uno ve a las mamás y mujeres cargando bolsos y lo que pueden para sus hijos. Es un drama social. El Uruguay no se lo puede permitir. Es un drama que tiene raíces profundas, pero hay una tarea educativa, espiritual.

Exposición en los medios y participación en temas políticas como la baja de edad de imputabilidad

Creo que la Iglesia es un actor de la sociedad y tiene una palabra que decir. No es bueno que se meta en temas políticos partidarios.

El tema de la baja de la edad de la imputabilidad era un tema humano. Donde había una postura que también tengo como educador. Me parecía que era un error. Tampoco pienso que los que votaban el sí eran los malos. Había distintas posturas, que como todos los temas sociales son complejos.

Era mi posición personal, no de la Iglesia, que opinaba en contra de la baja de la edad, que creo era un error.

El Uruguay ya tiene una legislación que hace que los chicos que cometen infracciones quedan privados de libertados. Entiendo que era mejor eso que la señal que se mandaba a los chicos y a las familias en situaciones vulnerables.

Ley de interrupción voluntaria del embarazo: la tasa de Uruguay se ubica entre las más bajas del mundo. Prácticamente se han eliminado las muertes por abortos clandestinos

Es un tema para hablar con sumo respeto. Nadie se hace un aborto haciendo una fiesta, atrás hay un drama humano terrible. El tema para la Iglesia es: ¿hay vida humana o no? Como yo creo que a partir de la concepción hay vida humana, esa vida humana hay que respetarla siempre. Me duele esa cifra de 16.000.

Me llama la atención que en la campaña previa a que aprobara se hablaba de cifras mayores. Hubo una utilización de cifras que no fue verdadera.

Vinculo con Tabaré Vázquez

Me reuní una vez, antes que asumiera. No he tenido un mano a mano. Últimamente le hice una invitación para poder encontrarnos.

Sectas en Uruguay

Muchas veces se presta a confusión el término secta. Hablamos de grupos que con un líder logran captar la voluntad de la gente y que es negativo. Lo espiritual se desvirtúa y hay cosas muy negativas para la persona.

Todo aquello que afecta la libertad de las personas es malo. Y las sectas suelen afectar la libertad.

Pedofilia en Uruguay

Estamos hace unas semanas que estamos dando cuenta. Como algunos casos no se han podido terminar de cerrar no lo queremos hacer.

Recibimos unas 25 denuncias en el teléfono que pusimos. Un programa televisivo nos acercó unas 40 denuncias; ahí vimos cuáles había que atender. Había unas 40 en un lapso de 70 años.

En muchos casos los victimarios eran fallecidos. Se trató te atender la situaciones de acuerdo a quién era el responsable. Prácticamente no había casos nuevos, salvo los casos en Montevideo, que ya se habían procesado.

Hubo al menos dos denuncias que los nombres aparecieron en público y no eran ciertos. Eso merecería una reparación. Fue un escrache público lamentable.

El caso de las visitas del obispo de Canelones a escuelas públicas

La escuela pública, que es de todos los uruguayos, es bueno que conozca la pluralidad de la sociedad uruguaya. Él hizo una visita pastoral, que seguro sea una vez en su vida. Visita todas las realidades sociales del lugar, de la parroquia. Una de esas realidades es la escuela pública. Muy bien las autoridades entendieron que era factible que el obispo visitara las escuelas, sabiéndolo de antemano.

Creo que es parte de esas laicidad entendida como libertad y pluralidad. Es la misma que hizo que el 9 de marzo de 2015 estuviera el presidente, judíos y protestantes en la Catedral.

Es bueno que esté presente la sociedad cultural, religiosa, diversa, en el mundo de la sociedad.

¿Hay que incluir la enseñanza sobre las religiones en los programas curriculares?

Creo que sí. Pero como sé que es un tema que en Uruguay estamos a años de luz de llegar a eso… No está en la agenda de la Iglesia Católica hacer una protesta de ese tenor.

La masonería

La Iglesia Católica hace a la luz del día. En la masonería hay una cuestión más secreta, misteriosa, uno no saben quiénes son. No me preocupa. Entra dentro de la pluralidad del Uruguay. Nadie va a negar la influencia de la masonería en Uruguay.


Las Más Vistas