Fiscal Díaz: “Queda demostrado que hay una organización con una estructura. Son delincuentes que utilizan el fútbol para obtener un beneficio” – Teledoce.com

Fiscal Díaz: “Queda demostrado que hay una organización con una estructura. Son delincuentes que utilizan el fútbol para obtener un beneficio”

¿Hay un antes y un después en el fútbol tras los incidentes en el clásico? ¿Cómo fue el rol de la Justicia en las investigaciones y el procesamiento de varios líderes de la barrabrava aurinegra? Recibimos en Código País al fiscal de Corte, Jorge Díaz.

¿Qué ocurrió tras los incidentes en el clásico?

Domingo 27 de noviembre: clásico Nacional-Peñarol

Varios incidentes relacionados con hinchas de Peñarol se produjeron en la Tribuna Ámsterdam del Estadio Centenario. A las 17:40, las autoridades policiales y los organizadores determinaron suspender el partido porque no estaban dadas las garantías.

Lunes 28 de noviembre: la reacción del Gobierno

Desde España, el presidente Tabaré Vázquez reaccionó a los incidentes ocurridos en el Centenario:

“Si hay un violento y la Policía lo tiene que sacar del forro, lo va a sacar del forro. Y si no quiere subir a la chanchita, lo va a agarrar de los fundillos  y lo va a meter”.

En tanto, ese mismo día, en Montevideo, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, catalogó como un “éxito” el operativo policial desplegado en el Centenario.

“Con este tipo de cosas hay que tener tolerancia cero y hay que actuar con la máxima rigurosidad posible”, afirmó el fiscal de Corte, Jorge Díaz.

Martes 29 de noviembre: siete personas procesadas

Tras las primeras indagatorias, la Justicia decidió procesar con prisión por receptación de mercadería robada en el estadio a siete hinchas de Peñarol.

Miércoles 30 de noviembre: un procesado con prisión por el episodio de la garrafa

Al día siguiente, la Justicia procesó con prisión por tentativa de homicidio especialmente y muy especialmente agravada a la persona que arrojó una garrafa desde la Ámsterdam. El objeto golpeó a un efectivo de la Republicana y a un perro de la Policía.

Sábado 3 de diciembre: líderes de la barrabrava procesados

Varios líderes de la barrabrava de Peñarol fueron procesados. Cuatro de ellos fueron a prisión por asociación para delinquir y extorsión. Otro fue procesado con prisión por extorsión.


La visión de la Justicia: entrevista al fiscal de Corte, Jorge Díaz

Los incidentes en el clásico

Son imágenes muy crudas que muestran claramente hechos muy graves que ocurrieron el domingo, en el estadio y en otros lugares.

Hablé de organización en un principio y eso quedó, por suerte, demostrado judicialmente. Culminó en esta etapa con un procesamiento por delitos de asociación para delinquir y delitos de extorsión, que son muy graves, a los mal llamados líderes de la barra de Peñarol.

El audio es una parte muy chica de una conversación que dura como 15 minutos. Es mucho más clara, donde se describe todo el proceso que se vivió dentro de la barra de Peñarol. La persona que está presa, pero estando presa mantiene su estatus dentro de la organización y da órdenes, y le recuerda a la persona que está afuera que él lo cuida. Dice otra importante: que él recibe dinero. Que la plata que tenía se le terminó y que por tanto hay que ir a presionar más a los dirigentes para obtener los beneficios que hasta el momento se le habían cortado.

Hay una organización, un líder que está preso, que aún estando privado de su libertad sigue dando órdenes. Y por otro lado, el funcionamiento claro, que además queda reflejado en otras escuchas y declaraciones, de que había un mecanismo de presión permanente por parte de este grupo sobre los dirigentes para obtener beneficios que pasaban por plata, por entradas, por la calidad de socios en algunos casos, sin tener que pagar ningún dinero para poder entrar gratis a los partidos de locatario, y demás.

Queda demostrado que acá hay un grupo de gente, una organización que tiene una determinada estructura, con líderes, segundos líderes y gente que cumple las órdenes. Actúan por plata. Esta gente no es hincha, son delincuentes que utilizan el fútbol para obtener un beneficio.

¿De cuánta gente estamos hablando?

Hay una lista de personas que habían sido afiliadas al club, que ingresaban gratuitamente a todos los partidos. Afiliados en esas condiciones. Después había otro mecanismo en los casos que el club era visitante, con entrega de entradas y demás.

A lo que todavía no llegamos y todavía habrá que seguir investigando y así lo tendrá que hacer el fiscal es cómo era que se alimentaba ese circuito desde el punto de vista económico, del dinero.

Se habla de que en algunos partidos llegaron a entrar hasta 800 personas mediante este mecanismo. Había un grupo fijo de unas 300, que en algún caso podían llegar a entrar hasta 800.

Hay una organización o varias organizaciones, porque son varios sectores de la barra que a su vez se enfrentan entre sí por el poder y el control de esa situación, donde hay homicidios, alguno aclarado o no aclarado. Incluso hay una tentativa de homicidio.

¿Esto es por entradas… por qué?

Es por plata y por poder. La entrada, o cualquier mecanismo que facilite el ingreso, en todo caso, es un mecanismo de recibir beneficios económicos o incluso vivir de ellos. Los principales referentes de esta organización viven de ser barrasbravas. Y ellos cuidan de su entorno. Algo así como una organización mafiosa.

¿Y los estacionamientos en la calle? ¿Hay temas vinculados a la droga?

La Fiscalía hizo una investigación de dos, tres meses. Había varias hipótesis de investigación. Es un mecanismo criminal que se utiliza para que esta gente perciba beneficios económicos. En todo caso, el club es perjudicado.

Usted dijo que queda claro en las escuchas que la dirigencia tenía miedo…

No, lo que dije que queda claro es que cuando se pretendía de que esto cesara, y muchas veces se decía muchas veces que esto no estaba pasando, evidentemente seguía pasando. Por alguna razón no se denunciaba y no se reconocía ese hecho. Creo que esos factores están asociados a eso. Las actas de declaraciones dicen: “Si no hacíamos eso, rompían todo, había incidentes”. Y ahí es donde se tipifica la extorsión.

Luego había otros delitos asociados que se siguen investigando, como el tráfico de drogas. O como los homicidios.

Algunos dicen que hay temor de que la barra de Peñarol se convierta en una especie de mara. Cinco personas procesados parece poco para una mara… ¿Cree que se pueda dar eso?

Es lo más parecido que hemos tenido en Uruguay hasta ahora. Tiene algunos caracteres que sí son comunes, como los símbolos identificatorios. En este caso el símbolo es la camiseta. Ese símbolo queda demostrado, a su vez, cuando hay una puja por poder robarle la bandera al otro y poder quemarla. Hay también una organización, una estructura, donde a su vez hay disputa con otros sectores dentro de la misma hinchada. El delito de extorsión.

No se tiene, por ejemplo, el territorio, que la mara sí tiene. Pero no un territorio físico, ¿pero qué es la tribuna? Termina siendo una especie de territorio. Hay características que sí tiene y otras que no. Pero es una organización criminal, fuertemente violenta y que utiliza la extorsión como mecanismo principal de recaudación económica… esas características las tiene.

Después de lo ocurrido en el clásico se llega a la conclusión de que la gran parte de las hipótesis que se tenían se concretaron en ese día, en pocas horas. Y ahí es donde el fiscal y el juez revientan la operación, por así decirlo.

Existía el riesgo de que algunas de las órdenes que este señor daba se concretaran. Tan grave era la evaluación que se hizo en ese momento que incluso el señor juez que había solicitado licencia decidió reintegrarse para dirigir el procedimiento.

¿Podemos decir que está descabezada la organización?

Creo que lo que podemos decir es que, con los elementos de juicio que teníamos reunidos hasta ese momento, apuntamos a quienes fueron los autores intelectuales. Se sigue trabajando en los autores materiales. Los autores intelectuales de estos hechos, fueron las personas que fueron procesadas. Eso surge de las escuchas.

Usted habló de tolerancia cero, y hace especial hincapié en “mañana”. Y el presidente habló de que se acabó la paciencia. ¿Cuánto incidió el presidente en las decisiones que tomó la Justicia?

En las acciones que tomó la Justicia no hubo incidencia. Actuó con independencia. En el caso de la Fiscalía incidencia ninguna. Lo que hay es una coincidencia entre personas que tienen responsabilidades en estos temas y que decidimos que había que intervenir con todo.

Pero su palabra pesa cuando dice “tolerancia cero”…

Di mi opinión de cómo debería encararse este asunto.

¿Cómo puede ser que dos personas que están presas den órdenes?

No puede ser que haya personas que estén presas y que estén utilizando celulares. Dan órdenes porque se trata de una organización. No hay otra forma de que un celular entre que no sea corrupción, a no ser que la visita lo entre.

El presidente hablaba de asonada…

Yo hace dos años dije que el delito de asonada era inconstitucional. Pero no es habitual que se tipifique. Acá tenemos una situación que es la siguiente. Dentro del estadio se cometieron delitos de daño, rapiña, de receptación. Fuera del estadio, varios. En eso se está trabajando, porque a veces es bastante complejo identificar a los autores materiales.

¿Cuál es la idea de la tolerancia cero?

El mensaje de tolerancia cero quizás fue una frase simbólica, que lo que pretendía era decir que la paciencia se acabó. Y hay que reaccionar porque esto ya trasgredió todos los límites en una sociedad democrática.


Las Más Vistas