Pedro Bordaberry dijo que la campaña de UNICEF “es un escándalo”

Pedro Bordaberry estuvo en Código País y habló de la baja, y de sus propuestas para mejorar la inseguridad y la educación.

Aldo Silva = A.S.

Antonio Ladra = A.L.

Alfonso Lessa = A. Le.

A.S: Doctor Bordaberry, entramos en el mes de octubre. Por demás especial, ya lo creo que sí. Para meternos en tema ya queríamos compartir con ustedes estos datos que brindamos en Telemundo días atrás, que tiene que ver con el grado de participación de los militantes. El 67% de las personas consultadas no fue ni irá a un acto político, no fue pero piensa ir un 16%. Después se discrimina por allí con respecto a los sectores políticos. Si comparamos las campañas del 2009 con las del 2014 nos encontramos con que ha bajado notoriamente la militancia. En todos bajó de un 26 a un 17%, han bajado todos menos el Partido Colorado, que tiene un poco más de militancia. ¿Cómo vive Bordaberry estos momentos de la campaña? Se da dicho que es chata, que no pasa mucho ¿Usted qué opina?

Nosotros sentimos respecto de la última campaña eso que está diciendo la encuesta. La semana pasada hicimos una gira por todas las capitales del país y la verdad que fue impresionante cómo salieron a la calle, nos acompañaron. Ayer hicimos un acto en el Cerrito de la Victoria, fue impresionante la cantidad de gente que había. Gabriela Santini nos acompañó hace unas semanas en Rocha y en los pueblos chicos también pasó eso. Las encuestas dicen otra cosa, pero nosotros sentimos que hay mucho más…

A.S: ¿Usted se refiere a este nivel que dice que está como quieto el Partido Colorado? ¿Usted se siente preso de la polarización de la campaña?

No, porque justamente nos pasa esto. Es una cosa para que se da, cuando un va a los lugares se da cuenta no solo en la cantidad de gente, sino en la reacción, en la energía que le pone la gente. Fue impresionante esa gira por todo el país, se acercaban y me decían no aflojes, dale que se puede. Es espectacular. Eso que dice Luis Eduardo que está sucediendo nosotros lo sentimos hace rato.

A.Le: ¿A qué atribuye el hecho de que en las encuestas esté como planchado el partido colorado? ¿Es el voto escondido? ¿El partido no ha logrado transmitir la idea de que también es una elección parlamentaria en octubre?

Luis Eduardo también dice que el votante colorado es el que esconde, y siempre le ha dado a él y a todas las encuestadoras eso. Lo ha dicho varias veces él. Y cuando nosotros analizamos lo que sucedió hace cinco años, nos encontramos que efectivamente Luis Eduardo nos había dado 9% y votamos 17. Ahora nos da 15, esperemos que le erre igual.

A.Le: En cuanto a candidatos hay una polarización indudable. ¿No ha logrado implantar el tema de que también es una elección parlamentaria?

Nosotros vamos a seguir peleando para ir a ballotage. Sabemos que es difícil. Si esto fuera una carrera de caballos, si estuviera el Puchi García acá, diría que hay un favorito, hay un enemigo y hay una sorpresa. Y también Puchi nos diría sí, el enemigo y el favorito van adelante, pero a veces gana la sorpresa que viene en arremetida.

A.L: Se tendrían que mancar los caballos.

Eh, ¡qué grosero! (se ríe)

A.L: El balotaje o la proximidad del balotaje ¿condiciona sus críticas a Lacalle Pou? Porque usted tuvo unos enfrentamientos bastante fuertes con él.

Mire, no es cuestión de críticas, nosotros marcamos diferencias. Y en toda campaña de eso se trata: una, marcar propuestas y marcar diferencias con el otro, fortalezas de uno, debilidades del otro para que lo voten. Normalmente el Frente Amplio cuando dice que deja a Bonomi, cuando dice que van a seguir manteniendo lo que hicieron estos años en seguridad, cuando dicen que van a hacer algo en economía que no hicieron en estos cinco años, eran con quienes estábamos discrepando. Pero justo se dio, por esas cosas de la vida, en diez días tuvimos dos discrepancias en las propuestas. O tres, no me acuerdo de cuál es la tercera. Por lo menos dos que fueron importantes: esa propuesta de las penas alternativas, el descongestionamiento, y las ocho horas en el campo. Y nosotros dijimos: “No, mire, no estoy de acuerdo”.

A.L: ¿Y el tema del fideicomiso?

Esa discrepancia no la marqué yo. Pero ahí hay una cosa positiva. Porque tuvimos esa diferencia, obviamente como no veníamos discrepando con él porque no se había dado, parecía que todos se peleaban. Pero con Luis Lacalle vamos a tener que trabajar juntos en muchos temas, gane yo o gane él.

A.S: ¿No se sintió presionado? Lo que usted dice…

Yo creo que es positivo: hubo enfrentamientos entre los dirigentes de todos lados, a las 24 horas nos juntamos y dijimos “Vamos a no buscar si la culpa es tuya o la culpa es mía”. Este no no es un incidente importante respecto del objetivo que tenemos. El objetivo que tenemos en Uruguay es cambiar la política de seguridad que está llevando a cabo el Frente Amplio, mejorar la educación, mejorar cómo viven los uruguayos. Este es un incidente menor, concentrémonos en el objetivo. Vos me querés ganar, yo te quiero ganar a vos, pero lo importante es lo que tenemos por delante. Y lo arreglamos en 24 horas.

A.S: Con el tema de la baja de la edad de imputabilidad, está claro que hay más empuje desde su sector político que desde el Partido Nacional. ¿Siente que condiciona la relación de alguna manera?

¿Cómo yo le voy a pedir a otro candidato que ponga énfasis en su campaña? Si a mí me dicen “Bordaberry tiene que ir por acá”, yo le digo, no espere, mi campaña la manejo yo. Yo no puedo decirle a Lacalle Pou lo que tiene que hacer con la papeleta del Sí a la baja. Obviamente que me gustaría que él hiciera lo mismo…

A.S: Pero arrancaron juntos prácticamente cuando se empezó toda la movida con respecto a la baja de la edad de imputabilidad.

¿Cómo que arrancamos juntos? Él tomó otro camino, y yo qué voy a decirle. Él hace su campaña, yo hago la mía.

A.Le: ¿Siente que lo dejaron solo en eso?

¿Cómo voy a estar solo si nos acompañamos 375 mil uruguayos con su firma? Uno acompañado por 375 mil firmas no puede sentirse solo nunca. Después cada uno toma sus decisiones de acuerdo con la política y la gente juzga y vota. Nosotros creemos que estamos siendo coherentes, y él habrá juzgado que tiene que ir por otro camino, y yo no lo voy a juzgar en eso.

A.L: Bueno, él tuvo que negociar con Larrañaga que estaba en contra. De todos modos, él dijo que va a ensobrar ¿Lo satisface a usted como elemento de apoyo?

Yo no puedo decirle ensobrá o no ensobrá, ¿cómo le voy a decir a otro candidato hacé esto? Si a mí me dicen hacé esto, yo le digo discúlpame. Cada uno toma sus decisiones y la ciudadanía es la que juzga.

A.L: ¿Cómo observa la campaña esta como la baja de la edad de imputabilidad? Todo indica que no saldría, según las encuestas.

Esperemos que sigan errando. Yo cuando veo la encuesta, le presto atención, no me peleo con ella. Pero me da ganas de ganarle. Porque en mi carrera política siempre le gané a la encuesta. Yo creo que las encuestas son trabajos humanos que hay que tenerlas en cuenta, pero que hay que ganarles.

A.L: ¿Cómo ve la campaña entonces? Más allá de que quiera ganarla.

A.Le: La intervención del presidente Mujica, la Unicef.

Es un escándalo.

A.S: ¿A qué se refiere con escándalo?

Un organismo internacional haciendo campaña en el Uruguay para que los uruguayos votemos algo. ¿Dónde quedo el Frente Amplio y el intervencionismo? Es un escándalo lo que está pasando. Que el presidente Mujica se mete también, cuando constitucionalmente no puede hacerlo. Lo que pasa es que hay mayorías parlamentarias, lo que hay que hacer es terminar con las mayorías parlamentarias para que la constitución vuelva a regir.

A.S: Le pido un instante. Tenemos al presidente cuando hacía referencia al tema.

TAPE DE MUJICA

A.S: Bueno, aquí hablaba el presidente a propósito de criminalizar a la juventud. ¿Usted cómo lo ve todo esto?

Qué dirán los familiares de ese muchacho de La Pasiva al que mataron sobre esto que dice el Presidente. ¿Usted sabe que dentro de muy poco va quedar libre? Y lo vimos todos en televisión. ¿Se da cuenta? ¿Qué pensará la familia de la maestra que un menor la mató tirándola abajo de un ómnibus? Qué falta de sensibilidad. Hoy el Presidente salió a decir que estos muchachos que tiran las piedras en las entradas a Montevideo son muchachos con problemas sociales y tenemos que entenderlos. Hemos perdido el Norte. El Presidente tendría que decir: vamos a darle seguridad a los ciudadanos, y no. La cosa más importante de la campaña es la primera frase: que la ley penal tiene que priorizar la protección de la víctima. Que la ley penal se ocupe de proteger a los honestos, a los que no delinquen, y no estar todo el tiempo pensando como hace ahora Mujica, diciendo “No, mire, pobrecitos. Tiraron piedras y casi mataron al chofer de un ómnibus. ¿Vamos a seguir dejando que maten? ¿Que rapiñen?

A.S: ¿Qué cree usted que va a cambiar si se aprueba la reforma constitucional?

Va ser uno de los cinco elementos que necesitamos para empezar a mejorar la seguridad pública que tenemos: hay que trabajar en la minoridad delincuente, en la actuación de la policía, en el proceso penal, la función de jueces y fiscales, en reformar el sistema carcelario y el combate a la droga. Hay que hacerlo ya. Hace poco estuvo Rodríguez Zapatero acá, expresidente de España por el Partido Socialista Obrero Español, y fue claro. España tenía la edad de imputabilidad en dieciséis años; en el 95 la subió y en el 2005 la volvió a bajar. Y hoy tiene uno de los mejores índices de seguridad ciudadana en la Unión Europea. Esta reforma no fue que un día se nos ocurrió a nosotros decir “Che, vamos a criminalizar a los jóvenes”. No, fuimos a ver los que habían hecho las cosas bien y les había dado buenos resultados. Porque lo que es seguro es que el gobierno del Frente Amplio en materia de seguridad no ha tenido buenos resultados. Podremos hablar de las causas, pero seguro la gestión del FA nos dejó 40% más de homicidios. Y pasamos de 6.800 rapiñas a 20.000. Este año va a haber más de veinte mil rapiñas. Esta es una propuesta, y ¿cuál es la otra propuesta? ¿Seguir como hasta ahora? Hasta ahora vamos mal.

A.S: Vamos a recurrir a un testimonio del Ministro Eduardo Bonomi, que hacía referencias días atrás a que usted no quiso debatir con él.

BONOMI

Yo debatí con él hace un año y medio en un programa de Nuevo Siglo TV, y él hizo un reconocimiento tremendo: cuando hablamos de la inseguridad, él dijo, “Bueno, hay que reconocer que una de las causas de la inseguridad es que la seguridad no fue una prioridad para el gobierno de Tabaré Vázquez. Lo que pasa es que él es un hombre medio confuso. Hasta en su hablar es confuso, en su accionar es confuso. Incluso el manejo de las cifras es confuso. Porque él está diciendo que este año llevamos 200 homicidios, y estiman que no va a llegar a 300. Vamos a las cifras: hasta hace dos años, el promedio de homicidios era 199, se cuenta internacionalmente cada 100 mil habitantes, teníamos 6,1. Hace dos años el 199 se convirtió en 287, 8,2%. El año pasado fueron 285. El crecimiento más grande de la historia en Uruguay en materia de homicidios.

A.S: El tema es los ajustes de cuenta y la violencia doméstica…

Vamos a las causas. La violencia doméstica no es la que aumentó. Los ajustes de cuentas son homicidios. Porque esa es la increíble justificación que hay hoy en Uruguay. ¿Qué tiene? ¿Los ajustes de cuentas no son homicidios? Fíjese lo que pasa: hay un homicidio, resulta que tenía antecedentes penales a quien mataron y salen y dicen fue un ajuste de cuentas. Y pareciera que todos nos quedamos tranquilos.

A.S: Esa pregunta ya la hicimos y la respuesta es que antes pasaba adentro de la cárcel ahora ya no pasa en la cárcel, pasa en la calle…

Antes era… Qué barbaridad. Antes eran 199, el año pasado fueron 285. Es así. Ahora, esto es como cuando uno está con fiebre. Uno no puede enojarse con el termómetro, tiene que ir a las causas y trabajar para combatir la seguridad. No diga que es la culpa del termómetro ni lo sacuda y diga, ah, ahora me marca menos. No haga eso, porque va a seguir con la fiebre.

A.Le: Es un tema que se ha personalizado mucho en Bonomi. ¿Usted cree que es un problema de capacidad del ministro o es un tema de concepción política? ¿Dónde está el problema?

Lo que pasa es que hay una política de seguridad equivocada que la está llevando adelante el señor Bonomi y Vázquez dice que lo va a dejar cinco años más.

A.Le: Él dice que está trabajando a mediano y largo plazo…

Que no se tome tanto a mediano y largo plazo, porque cuando termine el mediano y largo plazo de él, ¿qué nos va a pasar? Voy a reconocerle algo a Bonomi: para Tabaré Vázques no fue prioridad, y obviamente eso nos ocasionó estos problemas. Y acá hay un problema de concepción. Cuando llegó el Frente Amplio al gobierno dijo nosotros no vamos a reprimir, vamos a disuadir y prevenir, pero uno puede hacer un plan de disuasión, un plan de prevención, pero si hay un delito, hay que agarrar al delincuente y pararlo. Ahora dicen, vamos a reprimir, y centralizan, olvidándose de la disuasión y la prevención. No han sabido encarar una cosa tan seria como la segruiad. La enorme mayoría de los uruguayos sentimos que hay un problema de seguridad.

A.S: ¿Y qué plantea usted como diferente? Porque si uno estudia los programas se encuentra con que hay muchas cosas en común

Hay cosas en común y hay diferencias.

A.S: ¿Y usted a qué apunta?

La primera es la propuesta de reforma de la constitución, el segundo es la creación del instituto penitenciario, como existe en España, para sacar a las cárceles del ministerio del Interior. Y eso hay que hacerlo también, porque la reincidencia es una de las cosas más graves que tenemos. Lo tercero es el combate a la droga: nosotros no queremos legalizar la marihuana. Hay que andar por los barrios de Montevideo para ver a las madres que nos pedían a los gritos que no dejáramos que se legalizara.

A.Le: ¿El problema es solo la legalización o la manera en que se está combatiendo?

Obviamente que es todo. Acabo de acceder a un estudio norteamericano muy bueno, que dice que la legalización lo que produce es que la droga ilegal cuesta menos, y que es más fácil acceder a ella. Los efectos son peores, se aumenta el consumo.

A.S: ¿Esa ley tiene los días contados?

Sí, 1º de marzo… Vamos a combatir la droga, vamos a sacar la marihuana, vamos a sacar la pasta base de los barrios.

A.S: Hay una coincidencia con el Partido Nacional en ese sentido. ¿Está conversado ese tema?

No, pero los dos nos hemos expresado públicamente.

A.S: O sea que si cambia la situación parlamentaria tiene los días contados esa ley.

Sí. Ojo, hay otra forma de trabajar: la actuación de la policía. Nosotros proponemos para los reincidentes que no tengan acceso a libertad anticipada, que no tengan acceso a salidas transitorias. Que tengan penas más duras. Es una propuesta muy profunda.

A.Le: Se ha hablando de la herencia maldita de la pasta base y la senadora Xavier ha dicho que no es verdad…

El concepto de herencia maldita lo acuñó el FA. Le estamos dando un poco de su medicina y se enojan con nosotros. El auge de la pasta base es en los últimos siete, ocho años y no ha habido una respuesta para recuperar a los adictos, que es terrible para la familia. Y ahí tenemos que trabajar mucho, porque al adicto a la pasta base hay que tratarlo para que salga, hay que combatir al que le vende. Y eso es herencia del Frente Amplio, seguro.

A.L: De todos modos la pasta base ingresa en los años 2000…

Mire, el momento en que ingresa la pasta base uno cómo puede saberlo. Dicen que Estados Unidos con Colombia, corrieron los laboratorios, se expandieron por Latinoamérica… Lo que es seguro es que esta cantidad de pasta base que hay, que uno ve a los pobres muchachos en las esquinas de Montevideo y le rompe el corazón, es un problema del gobierno del FA, que no ha sabido enfrentar un problema que ha crecido enormemente.

A.S: ¿Y usted cómo lo va a cortar si tiene la oportunidad de hacerlo? El tema de la pasta base…

Lo primero hay que evitar que ingrese al país, lo segundo hay que ser inflexible con las bocas y con los que las financian. El que vende pasta base está envenenando a los jóvenes y lucrando con su vida.

A.S: ¿Y eso no se hace?

No se hace con éxito. Y tenemos que trabajar mucho más en la prevención del ingreso, nosotros queremos trabajar mucho eso, reforzando la Fuerza Aérea en sus tareas, la Armada en sus tareas, la frontera terrestre poner al Ejército a cuidad como tiene Brasil o como tiene Argentina, ponerlo a cargo del cuidado de las fronteras terrestres.

A.L: Recién ahora se puede cubrir todo el territorio nacional con radares, antes no había. Esa es una manera de empezar combatir esto. Usted propone que el Ejército cubra toda la frontera seca.

Fíjese que la Armada tiene la frontera marítima y los pasos fluviales, la Fuerza Aérea tiene el espacio aéreo, el Ejército tiene que tener la frontera terrestre.

A.L: Pasa mucho por los puentes y también por el Río Uruguay. Ahí también hay un problema, ¿no?

¿Y porque pase mucho por ahí no tenemos que controlar? Yo creo que sí. Claro que hay un problema. Por eso queremos ser presidente, para arreglar estos problemas.

A.S: Doctor Bordaberry, ¿nos permite un instante? Y vamos a una breve pausa y seguimos conversando.

Foto: Ana Gencarelli.


Las Más Vistas