¿Cómo afecta a la economía familiar la suba del dólar?

Recibimos a Nelson Fernández para analizar junto a él cómo afecta la suba del dólar en la economía familiar.

El dólar parece no tener techo, tras subir en las últimas cinco jornadas y superar los $ 24. Esto tiene efectos positivos para exportadores y ahorristas, y negativos para los importadores y los endeudados en esa moneda.

La divisa estadounidense acumula un aumento de 3,44% en agosto y de 12,06% en lo que va del año. El promedio de compraventas interbancarias fue de $ 24,103 el viernes, lo que representó el mayor nivel desde el 28 de abril de 2009.
Beneficiados.

Hay dos sectores que se benefician rápidamente de una suba del dólar.

1. Exportadores e industriales.

Los exportadores directos y productores industriales se ven beneficiados porque tienen mayoritariamente ingresos en dólares y costos en pesos.

La reciente seguidilla de aumentos es vista con buenos ojos, porque permite mejorar en algo los márgenes de competitividad con el exterior, tanto para poder mantener, como para acceder a nuevos mercados. Este es uno de los reclamos más recurrentes de los empresarios.

La secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores del Uruguay, Teresa Aishemberg, dijo a El País que la suba del dólar “es auspiciosa”, pero se debe tener en cuenta cuál es la evolución de la divisa en otros países que son competidores y estar “atentos” al comportamiento de la inflación.

“También hay que analizar antes, cuando el dólar estuvo a $ 18 todo lo que se perdió y cuándo vamos a estar en el punto de equilibrio. (…) También lo que a nosotros nos preocupa es que el gobierno pueda controlar la inflación y que se hagan esfuerzos para ajustar los costos internos”, afirmó Aishemberg.

Para el economista, Pablo Moya de la consultora Oikos, el incremento del dólar es la “manera más fácil” de ganar competitividad porque los dólares “rinden” más en relación a algunos costos -no todos porque hay muchos que tienen ajustes automáticos en su valor-, pero también la “más débil” frente a un cambio de sentido contrario.

Tanto en agosto como en lo que va del año, la variación del tipo de cambio en Uruguay fue superior a la de otros países relevantes para sus intereses comerciales, como por ejemplo Chile, Brasil, México, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Rusia, Inglaterra y China, entre otros. No así en comparación con Argentina donde tanto el dólar oficial como el blue tuvieron una evolución superior (ver cuadro adjunto).

Desde el gobierno se entiende que la suba de la divisa “presenta oportunidades y desafíos” para el país.

El ministro de Economía, Mario Bergara dijo a El País en Maldonado que por un lado “contribuye a la mejora de la competitividad” y por otro genera el desafío de que esto “no está siendo acompañado por una reducción de precios internacionales”, lo que “implica presiones inflacionarias”.

2. Los ahorristas en dólares.

El aumento del dólar también favorece a quienes tienen sus ahorros en esta moneda, porque su inversión medida en pesos resulta más rentable.

Si se observan los datos sobre preferencia de moneda para ahorro a lo largo de 2014, estos se ajustan rápidamente a los movimientos que ha tenido el tipo de cambio.

En enero, cuando subió el dólar en Uruguay, la preferencia para mantener ahorro en moneda extranjera subió 39% respecto a diciembre de 2013, según datos de la consultora Equipos.

En tanto, la última medición realizada en julio no mostró cambios sustanciales respecto a junio, porque la suba del dólar se produjo una semana después de realizado el estudio.

El economista, Alejandro Cavallo de Equipos Consultores, dijo a El País que la nueva medición “seguramente reflejará” la suba del tipo de cambio registrado en las primeras semanas de agosto.

Esa preferencia se refleja en la cantidad total de depósitos de empresas y familias en bancos de Uruguay, que a julio eran de US$ 27.154 millones. De ese monto, el 77,3% (US$ 21.276 millones) son en dólares y el restante 22,7% (US$ 6.239 millones) en pesos.

Perjudicados.

Del otro lado y con efectos más o menos inmediatos hay dos sectores que se ven perjudicados por la suba del dólar.

1. Los importadores

Los que tienen mayoritariamente ingresos en pesos con costos en dólares pueden verse perjudicados por el alza en el tipo de cambio, como por ejemplo los importadores.

El economista Cavallo expresó que en este caso el efecto no sólo se verá en la caída del beneficio por unidad, sino también en una caída de la demanda por estos productos.

“Hay una alta correlación negativa entre la predisposición de los consumidores a comprar bienes semi-durables, como autos, electrodomésticos, etcétera, con el tipo de cambio. Por tanto, la suba del dólar sin duda resentirá la demanda de este tipo de bienes”, señaló el experto.

Para Cavallo, las empresas que se dedican a la importación de productos semi-durables tendrán que “afinar bien los números” para adaptar el ritmo de sus compras al nuevo contexto de desaceleración de actividad con devaluación del peso.

Por otra parte, el representante de la Asociación de Importadores Mayoristas de Almacén, Fernando Melissari, dijo a El País que se realizará una nueva modificación sobre las listas de precios que tendrán “un incremento parejo”, en relación a la evolución de dólar.

“No esperábamos una evolución tan rápida. Fue una suba muy fuerte en un mes”, dijo el empresario, y agregó que se sigue de cerca lo que pasa en Argentina, ante una posible devaluación de la moneda en beneficio del dólar oficial.

2. Los endeudados en dólares

En el caso de quienes mantienen deudas en dólares, deberán ajustar su nivel de gasto para poder cumplir con pagos que son mayores, teniendo en cuenta que la amplia mayoría de los consumidores percibe ingresos en pesos.

No obstante, Cavallo expresó que el endeudamiento en dólares de familias con ingresos en pesos debería ser “acotado”, teniendo en cuenta que los créditos con mayor peso, como los hipotecarios, se concede mayormente en moneda nacional o en unidades indexadas

“De todas formas, el endeudamiento en dólares tomado a través de tarjetas de crédito y para, por ejemplo, compra de vehículos, puede ser en ciertos casos, relevante para el presupuesto familiar”, expresó.

Los créditos al consumo concedidos durante los primeros siete meses del año por bancos totalizaron US$ 422,5 millones. Un 87% (US$ 366 millones) fue en pesos, y el restante 13% (US$ 56,5 millones) fue otorgado en dólares, según datos del Banco Central.

En tanto, el total de préstamos otorgados a julio de 2014 fue por US$ 14.132 millones, de los cuales el 56,8% (US$ 8.033 millones) fue concedido en dólares y el 43,2% (US$ 6.098 millones) fue otorgado en pesos.

El mayor peso de la divisa estadounidense sobre el total se explica por los préstamos otorgados a empresas agropecuarias e industriales, que suelen tener ingresos en dólares.


Las Más Vistas