¡Qué nervios!: un aterrizaje con algún que otro movimiento de más

Vientos muy fuertes pusieron a prueba al piloto e hicieron que el final del vuelo fuese toda una proeza. ¡Hasta hubo un segundo intento!


Las Más Vistas