El Defensor del ’76 logró cambiar la historia porque “todos estaban enfocados en el mismo fin” – Teledoce.com

El Defensor del ’76 logró cambiar la historia porque “todos estaban enfocados en el mismo fin”

Entrevista al periodista Santiago Díaz, autor de Una vuelta a la historia. Defensor del '76: memorias de una hazaña en dictadura.

13434897_10210311047197988_4115617358768866208_n Desde el punto de vista deportivo es un cambio porque hasta ese momento a nivel profesional nunca un equipo chico había salido campeón. Siempre habían salido campeones Nacional y Peñarol. A partir de ahí se generó un antes y un después, por eso siempre se dice que Defensor cambió la historia.

¿Cómo se decidió la ‘vuelta al revés’?

Hay varias versiones respecto a eso. La más certera es la de Beethoven Javier, que era el lateral izquierdo y uno de los referentes. Él cuenta que la noche antes al partido con Rentistas se acercó De León le dijo ‘vamos a salir campeones y vamos a tener que festejar de una manera diferente’.

No quedó muy claro cómo, y cuando el árbitro termina el partido la pelota le había quedado a él, entonces la agarra, los compañeros se le acercan y corre para el otro lado, hacia la Playa Ramírez e hizo una vuelta olímpica al revés a lo que se acostumbra.

¿Qué hizo el Profe de León en ese partido para distraer a los rivales?

Era un partido de mucha tensión. Peñarol estaba jugando contra Sud América y le estaba ganando 3-1, así que si Defensor no ganaba, si empataba había final. Imaginate la tensión porque si iba a una final con Peñarol era paliza, un partido decisivo en el Estadio Centenario, lo más probable era que le ganara.

Era ganar ese día o perderlo prácticamente todo. Defensor empezó ganándolo 2-0 pero faltando quince minutos le hacen el 2-1 y a partir de ahí se generó un partido de alta radiación.

Viendo esa situación, faltando cinco minutos De León se levanta de la banca y empieza a caminar lentamente pegado al alambrado rumbo al vestuario. La gente no entendía nada y los jugadores de ambos equipos se preguntaban qué hacía. Él después explicó que lo que quiso significar con esa acción era que el partido estaba terminado y que Rentistas no podía empatar y que Defensor era el campeón. Cuando él llegó a la unión de las dos tribunas donde te metés para los vestuarios, el juez pitó y Defensor fue campeón y empezó toda la vuelta olímpica al revés.

¿Qué tan importante fue la figura de De León?

Es un personaje infravalorado en la historia del fútbol uruguayo, uno de los entrenadores más influyentes, revolucionario, que tenía un carisma muy particular, que convencía a sus dirigidos de cualquier cosa y lo convenció de que había que salir campeón, cuando nadie lo creía.

Para ese época, además porque era comunista, tenía una ideología comunista muy clara a pesar de que en ese momento no estaba afiliado al partido. En pleno 1976 cuando había una represión muy fuerte de la dictadura especialmente contra el Partido Comunista del Uruguay, que el técnico del campeón fuera comunista era muy fuerte. Era un símbolo que marcó la campaña de Defensor y ese momento deportivo del fútbol uruguayo.

¿Cuánto influyó ese Defensor en Gerardo Caetano?

La historia de Caetano es muy interesante y al mismo tiempo muy triste porque él era muy chiquito. Tenía 15 o 16 años cuando llega a las juveniles de Defensor y ahí se produce de manera prácticamente que corrida la muerte de su padre, de su madre y de su hermano más grande, prácticamente a razón de cuatro años. Él sostiene que de no haber sido por la contención de Defensor a nivel dirigencial y técnico, especialmente con la figura de José Ricardo de León, su vida hubiera sido totalmente diferente. Él lo dice así: Defensor fue para mí un oasis en la dictadura, fue la gran razón por la cual yo tuve una vida muy buena.

Otra particularidad de ese Defensor es que convivían distintas ideologías políticas pero todos enfocados en el objetivo común. Está la posición de Arsuaga y la influencia de Michelini, están Grafigna, De León, Cubilla…

Zelmar Michelini y Eduardo Arsuaga eran muy amigos, casi como hermanos. La muerte de Zelmar se da en 1976, en el mismo momento que prácticamente Defensor estaba saliendo campeón. Cuando le hago la nota a Arsuaga le pregunto cómo vivió el título y me dice mirá ‘fue difícil porque hacía poquito habían matado en Buenos Aires a mi amigo’. Fue Zelmar, que era socio de Defensor, el que le dijo a Arsuaga que tenía que meterse en Defensor a nivel institucional.

Lo mismo pasaba en el plantel, lo de Cubilla [que era pachequista] lo De León y Grafigna [que eran comunistas], había blancos, colorados, gente de todos los sectores pero todos enfocados en el mismo fin.


Las Más Vistas