Adrián Peña considera que “el peor error de Fernando Amado fue no dar la pelea” e irse del Partido Colorado y afirma que el Frente Amplio esconde a Graciela Villar

"Robert Silva es un ejemplo de meritocracia. Ahora lo quieren manchar porque está en campaña política. Lo están ensuciando", apuntó.

El candidato presidencial colorado prácticamente no aparece en actos públicos, suspendió buena parte de su agenda y tampoco ha concedido entrevistas. Todo esto debido a una tortícolis aguda que lo aqueja desde hace dos semanas. Sin embargo, en las redes sociales ha tenido participación importante, sobre todo con el objetivo de debatir antes de las elecciones de octubre. Ya dijo que está negociando fechas con el ministro de Economía, Danilo Astori, para llevar adelante un debate entre ambos.

Abordamos estos y otros temas junto al diputado colorado Adrián Peña.

Las diferencias con Fernando Amado por el batllismo

No comparto lo que plantea Fernando Amado. No hay argumentos en defensa de lo que Amado está presentando. El batllismo y Batlle y Ordóñez surgen en el Partido Colorado no de casualidad. Batlle y Ordóñez generó una línea entre el liberalismo tradicional y la necesidad de que el Estado intervenga para que los individuos se desarrollen en la sociedad. Ese modelo ha sido referencia en Uruguay y en el mundo.

Ese modelo no restringía libertades y generaba desarrollo social. Pero Batlle y Ordóñez es la figura más importante del Partido Colorado.

Batllistas puede haber en muchos lugares, como candidatos y como votantes, pero el batllismo está en el Partido Colorado. El Frente Amplio de hoy no es una fuerza política liberal, no se identifica con ninguno de los principios que defendió Batlle y Ordóñez. Ningún batllista puede estar en una fuerza política que no condena la dictadura de Venezuela.

El batllismo no está ni va a estar nunca en el Frente Amplio. El peor error que cometió Fernando fue no dar la pelea: él no dio la lucha. No dio la pelea y se fue. No se presentó.

El partido se fue a un lugar donde no era donde históricamente estuvo. Pero hoy a nuestro candidato la gente lo ve como un candidato de centro.

No podemos repetir lo que hizo Batlle y Ordóñez a principios del siglo XX. Que en algún tiempo el partido se fue más hacia la derecha es una constatación de la realidad.

El caso Teyma-Ursea y Robert Silva

El expresidente de Ursea se suma a la campaña de desprestigio que se inició contra Robert Silva. En ningún caso la Ursea controló a la empresa Teyma.

No hay ninguna contradicción. Basta con esto. Atrás de esto hay un tema humano: Robert Silva es una persona intachable, por eso lo fuimos a buscar y le pedimos que dejara lo que estaba haciendo para cambiar el rumbo del país.

Robert es un ejemplo de meritocracia. Ahora lo quieren manchar porque está en campaña política. Lo están ensuciando.

Se tienen que meter con lo plantea Robert Silva, con las ideas. Pero no podemos llevar la campaña al desprestigio personal agarrado de la nada.

Mientras tanto, el Frente Amplio esconde su candidata a vice y no la vemos en ningún lado.


Las Más Vistas