Carlos Techera, un exmilitar que quiere competir en la interna nacionalista: afirma que es “peor que Bolsonaro” y que “los derechos humanos son una mentira”

"En el Partido Nacional no me quieren ni ver", apuntó, y agregó que Larrañaga debería "callarse la boca porque está desesperado".

El Partido Nacional sigue sumando precandidaturas de cara a las elecciones del próximo año. Hasta el momento hay cinco oficializados. Esta semana hará el lanzamiento oficial Juan Sartori, pero también se conoció un nuevo nombre en las últimas semanas.

Se trata de Carlos Alejandro Techera, exmilitar, oriundo de Montevideo, pero que vivió mucho tiempo en Rocha y que decidió presentarse para competir en el mes de junio. Las firmas necesarias para aprobar su postulación las entregará en el mes de febrero al Directorio del Partido Nacional, ya que la fecha limité ante la Corte Electoral es el primer fin de semana de marzo.

No nos satisfacía lo que había dentro del partido y ahí surgió el Nuevo Wilsonismo. Yo iba a ser candidato a la Intendencia de Rocha, pero decidimos subir la vara. A Lacalle Pou y a Larrañaga los votan sus amigos, y a alguno capaz la familia. La mejor encuesta es la calle.

Yo soy peor que Bolsonaro porque conmigo no hay trato: la delincuencia se va a la cárcel o se va a hablar con el de arriba. La Policía tiene que tener el derecho de sacar el arma y tirar si es necesario. Se necesita poner al Poder Judicial a hacer lo que tiene que hacer y que se deje de embromar: le está haciendo los mandados al Gobierno de izquierda.

Los derechos humanos que se sienten a tomar café y a mirar para otro lado. Yo no defiendo delincuentes. Los derechos humanos son una mentira. Quiero un país de primer mundo, no un país bananero. Estamos muy lejos de la realidad del mundo, y eso no es solamente culpa del Frente Amplio: viene de la salida de la democracia para acá, desde el Pacto del Club Naval con la firma del traidor del Sanguinetti, para acá. La dictadura está mal contada.

Criticamos que los militares eran unos asesinos, y tienen razón. Yo soy orgullosamente un exmilitar, pero los militares asesinos tienen que estar en la cárcel. ¿Será que a algunos sectores políticos no le sirve que aparezcan los desaparecidos?

A mí nadie me puede decir lo que es pasar hambre. Tenía siete años, una madre alcohólica y tuve que salir a buscar bosta de caballo para poder comer. Ahora estoy gordito y rumbo a pelear por la Presidencia de la República.

Los menores de edad, cuando salgan y maten… los padres de ese muchacho están en problemas. No quiero menores adentro del INAU tirados como si fueran perros, eso no rehabilita a nadie.

A los menores los quiero cumpliendo sus penas, estudiando, cumpliendo códigos y recuperándose, pero no encerrados adentro del INAU. La disciplina militar ha enderezado a más de uno, y yo soy un ejemplo. Vamos a hacer instituciones en muchos cuarteles.

A mí en el Partido Nacional no me quieren ni ver. Sartori es mandado por Mujica. Larrañaga no sabe ni lo que está haciendo, está desesperado: tiene que callarse la boca. Alonso se dio cuenta ahora por arte de magia que hay que achicar el gasto en la política, después de que vivió del Estado.


Las Más Vistas