El futuro del Banco de Seguros del Estado: “Tenemos que hacer que el diseño mejore y permita competir”

José Amorín Batlle, presidente del banco, contó que se encontró con una fuerte implementación del teletrabajo ni bien asumió y destacó el valor del sanatorio del ente.

Pese a la pandemia que sacudió la llegada del nuevo gobierno, los organismos lentamente fueron retomando sus tareas y con ello las nuevas autoridades que debían asumir con el cambio de gestión. Como en el caso del nuevo presidente del Banco de Seguros del Estado, José Amorín Batlle.

En todos lados estoy presencial. Obviamente estudio los temas y aporto experiencia. Lo que puedo aportar no es conocimiento a fondo del tema. Lo que tengo es experiencia en el Estado. En el BROU no voy a decir cómo hacer las cosas. Lo mismo en la ANP. Ahora, en el BSE tengo responsabilidad de la conducción.

Lo encontré bien. Antes de asumir tuve algunas charlas con el ahora expresidente Mario Castro y muy bien. El banco funciona bien, tiene una estructura que está funcionando. Reaccionó muy rápido a la pandemia. Ya estaba pensando en teletrabajo y tenían áreas de contingencia.

Para el día que asumí, de los 2.200 funcionarios del banco, 1.000 ya hacían teletrabajo. Ahora hay un poco más y el banco siguió funcionando. Encontré una estructura con funcionarios que son hinchas del banco. El hecho de que esté en competencia fue una ayuda fenomenal, para el usuario que paga menos y tiene mejor servicio y para el banco, donde la gente tiene sentido de pertenencia importante.

Pensiones y jubilaciones

En grandes trazos, el negocio más grande es el previsional. Cuando uno está en actividad el dinero lo maneja la AFAP y cuando deja de estarlo, todo ese dinero pasa a una compañía de seguros, que la que le servirá la renta vitalicia. La única empresa que hace eso es el BSE. El “BPS” de las AFAP es el BSE.

La demostración de que no es rentable es que, siendo un mercado abierto a la competencia, el único que le hizo frente fue el BSE. Hay que mejorar el diseño. Tenemos que hacer que el diseño mejore y permita competir. La ley es de 1996 y recién se empiezan a jubilar. El BCU controla muy bien y el BSE tiene reservas para eso. Es un tema muy delicado para Uruguay porque hoy entra muchísimo dinero y servimos pocas jubilaciones. Entonces la tentación es que se gaste mal. Con los controles del BCU y la responsabilidad del BSE aseguramos qué pasará en 30 años con ese dinero.

La enorme responsabilidad del banco es el cuidado del dinero y asegurar que podrá funcionar sin ningún déficit y podrá cumplir con todas las previsiones en los próximos 70 años.

Sectores del BSE

Soy partidario de la competencia y poco de los monopolios, pero hay uno que me gustó. El de accidentes de trabajo. Hay monopolio legal. El sanatorio del BSE es nuevo y se conoce poco. Es un hospital fenomenal. Es excelente cuando hay un accidente porque la rehabilitación ahí es excepcional. Eso asegura que los trabajadores uruguayos tengan dónde rehabilitarse. Hay muchos más accidentes laborales que los que quisiéramos. Los accidentes de tránsito bajaron pero están volviendo a subir.

Son malos para el banco el número del ingreso de accidente porque si hay 200.000 personas en seguro de paro, quiere decir que hay 200.000 asegurados menos.


Las Más Vistas