Gustavo Castellini, el padre que llegó desde Salto con su hijo: “En vez de solucionar el tema, la ministra nos está haciendo daño”

Afirma que dejó las drogas hace años y que "por algo" le dieron la tenencia de su hijo.

Gustavo Castellini llegó a Montevideo desde Salto junto a su pequeño hijo Iojan hace diez días. Familiares y amigos les dieron alojamiento durante las primeras noches, pero desde el jueves habían quedado en situación de calle.

En un comunicado emitido durante el fin de semana se indicó que el hombre no había querido aportar datos de ellos, que tenía un lugar para instalarse y que la otra opción posible era llevar al niño a un hogar del INAU por algunos días.

¿Cuál es la versión de Gustavo Castellini sobre lo que sucedió? ¿Por qué vino a Montevideo? ¿Cuál es su situación actual?

Fui a las siete y media, solo con mi hijo. A las diez de la mañana, cuando abre la puerta, me llamaron, pero nunca me pidieron datos. Me decían qué podía hacer, pero nada más. Para las personas que están diciendo que yo negué los datos… no tengo palabras. Porque jamás me negué a dar mis datos.

Me dijeron que tenía que dejarlo dos o tres días en el INAU y que yo me resolviera. Ahí me largué en llanto, y lo único que hice fue irme llorando. No quiero que esto le vuelva a pasar a ningún papá más. Me sentí totalmente discriminado.

Yo crie solo a mi hijo desde que salió de la panza. Siempre estuvimos juntos. Todos me conocen junto a él.

Lo de mis antecedentes son de hasta cuando asumió Tabaré Vázquez, que fue cuando dejé de hacer todas esas cosas, y salí gracias a la Ley de Humanización. Hasta Lucía Topolansky me ayudó a salir de eso. Fue la única que me ayudó cuando yo salí y dejé todo eso, muchos años atrás. Hasta el juez me llamó para felicitarme por mi recuperación y me dijo que eran pocos los que se recuperan tan rápido.

Fui consumidor hace varios años. El juez me dio la tenencia, por algo será. Le pido a la gente del Mides que piense un poquito. Yo tengo la conciencia limpia. Tengo la ayuda del pueblo uruguayo y me siento muy agradecido por eso.

La mamá lo quiere y lo ama, pero ella hacía dos años que no venía a verlo. Siempre aparecía y desaparecía. La ministra en vez de solucionar este tema me está haciendo daño, tanto a mí como a mi hijo.

Ayer estuve con la mamá. Y mi hijo pudo compartir un buen rato con su madre, que creo que hace cerca de tres años que no se veían.

Ya hice todos los trámites en la escuela, solo me faltaban unos papeles que los terminé para hoy. Tuve más de 20 propuestas de trabajo: mañana tengo una entrevista en una empresa importante.

Lo que estoy necesitando es alguna cerámica y algunas herramientas de construcción para poder arreglar el apartamento. Y ropa para mi hijo. Pero estamos bastante bien. Estamos muy agradecidos.


Las Más Vistas