José Luis Corbo rechazó unirse a la comisión interventora de la FIFA: “Se fundamenta en supuestos fácticos que no se ajustan a la realidad”

El expresidente de la AUF dijo que en el fútbol existen "muchas presiones" y que se deben cambiar estructuras, además de dar participación a los grupos de interés.

Los representantes de la FIFA y Conmebol se reunieron con varios de los candidatos para integrar la comisión Interventora de la AUF.

Abordamos el tema junto a José Luis Corbo, expresidente de la AUF, quien fue citado, pero decidió no formar parte del equipo de trabajo.

Me negué a participar de la comisión por un principio elemental de orden jurídico: por mi propia formación, no puedo pasar a integrar una estructura, como la que ha sido dispuesta por la FIFA, cuando se fundamenta en supuestos fácticos que no se ajustan a la realidad.

Según surge del propio texto de la decisión, parecería que el funcionamiento de la AUF en lo que refiere al proceso electoral para la elección de su presidente, no había tenido la condición de transparencia: pero yo creo que eso no es cierto. La Asamblea de Clubes funcionó ajustada al derecho, por lo que ese fundamento hace caer le legitimidad de la decisión de intervenir.

Se había concedido un plazo hasta el 2 de diciembre para que se aprobara el nuevo estatuto, pero mucho antes de concluir ese plazo, aparece esta decisión.

Los presupuestos que dieron mérito a esta resolución de la FIFA, que parte de un informe erróneo de la Conmebol, que también fue mal informada, hacen que principios elementales en un estado de derecho, en un orden jurídico normal, impiden que pase a integrar una estructura con vicios de ilegalidad.

No obstante, sí comparto que existen múltiples factores para que se produzcan varios cambios en la estructura del fútbol. Se han dado episodios de carácter lamentable, pero eso no puede implicar que se considere a todos los que participan en la actividad como que son todos malos: se dice que la dirigencia del fútbol carece de actitud, que son ineptos y que han provocado cosas nefastas, y yo no puedo aceptar eso.

No sé si la Conmebol debe considerarse el ente que enjuicia lo que en muchos casos desconoce. Creo que todo el procedimiento ha carecido de la seriedad y la legitimidad que el caso correspondía. Pero es cierto que ha habido omisiones por parte de los dirigentes de la AUF en no cumplir con determinados requisitos impuestos por la FIFA. Y también que han aparecido episodios lamentables en la actuación de varios dirigentes. Tienen que participar los grupos de interés y se tiene que tener una visión mucho más democrática.

Yo no sufrí ninguna extorsión, pero era indudable que había presiones. Este es un fenómeno en el que, que tanto a nivel nacional como internacional, comparecen una cantidad de agentes que generalmente defienden sus intereses particulares por encima del interés general. Resulta difícil poder conjuntar todos esos intereses en función de un interés general o superior. En este tema subyacen conflictos de poder, una lucha en la que se enfrentan entidades y estructuras muy pesadas, especialmente desde lo económico.


Las Más Vistas