Rosario Castillo todavía se emociona cuando pide que “a pesar de todo, no dejen de soñar”

La comunicadora uruguaya nos contó cómo comenzó a trabajar en radio y televisión, cómo fueron sus 15 años en Europa, anécdotas que involucran a Maradona y su actualidad trabajando para Robert De Niro.

Los primeros años de radio y televisión y el mítico Discodromo Show

Empecé en Radio Sarandí, tenía 14 años. Y a los 16 empecé aquí en el canal. Un día mi padre dijo: mañana vas a empezar a comentar ediciones discográficas. Y así me largó un domingo y aprendí mucho de música en ese tiempo. Y nunca más la cámara se fue de mi vida, excepto el tiempo que me fui a estudiar a España e Inglaterra. Volví y siempre estuve vinculada a los medios y a la información.

Se me hace muy difícil hablar de Discodromo Show, yo tengo que hablar de mi papá. Fue algo muy revolucionario. Mi padre hizo una apuesta a los jóvenes de este país, de todos los ritmos. Mi padre dijo: vamos a escuchar a los músicos jóvenes del país.

Mi padre hacía casting, un día cansado de escuchar durante 14 horas cantar a la gente, al final de la fila vino un negro grandote, mi padre sin escucharlo le preguntó: ¿de qué cuadro sos? y él le respondió: de Peñarol. Entonces le dijo: cantás el domingo.

Era muy loco porque al no existir el tape, era todo en vivo hasta los comerciales. Eso hizo que el primer programa saliera en la calle con cuatro cámaras, era un delirio. Hay que atreverse, tanto el canal, como él (su padre) a poner un escenario y cuatro cámaras en la calle, sabiendo que no tenés respaldo.

“A las 5 de la tarde”, la histórica convocatoria de Rubén Castillo

La convocatoria a la histórica manifestación del 9 de Julio de 1973 contra la dictadura tuvo que sortear la represión y la censura. El 9 de julio de 1973 nadie podía hacer una convocatoria, al hombre (su padre) se le ocurre recurrir al poema de García Lorca. Entonces él pasaba un tema musical, y decía un trozo de ese tema: a las cinco en punto de la tarde… Fue muy creativo. Le costó mucho. Le costó el trabajo y nos costó un poquito más a la familia entera.

Años en el exterior

Rosario Castillo estuvo 15 años viviendo en el exterior, estudiando y formándose en comunicación e idiomas. En uno de sus trabajos tuvo incluso que contactar a Diego Maradona, ya que era el ícono de Barcelona en esa época. Sin embargo, llegado el momento tuvo que tomar la decisión de radicarse en Europa o quedarse en el país. Luego de 20 días en Punta Colorada mirando el mar, Rosario se decidió por Uruguay. Me volví porque mi padre hizo un ACV, entonces dije: o me quedo siendo una exitosa empresaria y no lo veo más, o me voy a Montevideo y empiezo de cero.

Su trabajo con Robert De Niro

Yo no tengo mucho límite. Hacía un programa en canal 10 que se llamaba “Sintonía” en el que recorrí el mundo entrevistando personalidades. Yo estaba muy obsesionada con conocer la productora de Robert De Niro, pero no había manera de acceder. Finalmente logré una entrevista en el restaurante Triveca. Hicimos una nota preciosa y cuando mis compañeros estaban desmontando para irnos, me metí por unas escaleras y de repente veo una puerta entreabierta, y era él.

Le dije: hola, venimos de Uruguay, estamos haciendo una entrevista. Ahí le conté que yo era publicista y que quería conocer la productora. Es un hombre que ama profundamente Latinoamérica. Les voy a dar una primicia: va a ir dejando el cine porque está absolutamente gastrónomo, amante del pescado, ya tiene cinco restaurantes en Perú. Y ahora está introduciéndose en el Amazonas porque quiere armar en San Pablo un súper restaurante de pescados.

Nos despedimos, él hizo una cosa muy linda: durante toda la charla él escribía. Yo hablaba y él no me miraba. Y en un momento determinado me dice: te voy a presentar a unos colegas latinoamericanos. Y me dijo: esto es para ti, y me dio un dibujo. Un día me dijeron que les enviara el currículum y me enviaron los pasajes. Me hicieron una propuesta, porque estaban buscando una persona que viviera en Latinoamérica para ocuparse de buscar locaciones. Ahí empecé a ser lo que en Uruguay se le llama locacionista.

Su frase de siempre

La frase no es mía, la frase es de Ángel María Luna. Un día él me dijo: Rosario qué triste la manera de despedirnos, qué dura. Las últimas noticias son duras de dar, sobre todo para los humanos que las sentimos. Y dijo: tenemos que pensar en algo para irnos con un algo de nostalgia, o de esperanza o de que el mundo tal vez mañana salga el sol y esté mejor.

Y fui muy criticada por esa frase. Porque tiene dos lecturas: a pesar de todo, no abandonen los sueños jamás. Pero también es cierto que después de ver cuatro bombardeos continuos suena a una cosa ridícula. Fue siempre muy discutida. Pero estuvo prácticamente 14 años pegada a mí.


Las Más Vistas