Bernie Sanders gana la primaria demócrata en New Hampshire y Joe Biden sigue perdiendo peso

A nivel nacional, en lo que analistas ven como un "cambio dramático", Sanders lidera con 23%, seguido de Biden con 20,4%.

Bernie Sanders ganó el martes la crucial primaria demócrata de New Hampshire, según proyecciones de medios, en una mala noche para el exvicepresidente Joe Biden, por meses favorito, que quedó quinto en la carrera para elegir al rival de Donald Trump en noviembre.

Sanders, el abanderado del ala progresista del partido, obtenía el 26% de los votos con la mayoría del conteo completo en ese estado del noreste, en el que derrotó a Hillary Clinton en 2016.

"Esta victoria aquí es el principio del fin para Donald Trump", dijo Sanders a sus eufóricos seguidores, en medio de reclamos por impuestos más justos y una reforma del sistema de salud, después de que NBC y ABC anunciaran el resultado.

Dos moderados se ubicaron en segundo y tercer lugar: Pete Buttigieg, exacalde de South Bend, Indiana, cosechaba el 24,3% de las adhesiones, y la senadora de Minesota, Amy Klobuchar, el 19,9%. Cuarta se colocaba la senadora progresista de Massachusetts, Elizabeth Warren (9,3%).

"Tantos de ustedes participaron. Demócratas de pura cepa. Independientes dispuestos a permanecer al margen. E incluso algunos nuevos exrepublicanos. Listos para votar por algo nuevo", dijo Buttigieg, anunciando que su campaña se trasladará ahora a Nevada y Carolina del Sur, los próximos en pronunciarse el 22 y 29 de febrero.

Los aspirantes demócratas a la Casa Blanca buscan afinar la contienda tras un caótico comienzo del proceso de nominación partidaria la semana pasada en los "caucus" (asambleas ciudadanas) de Iowa, donde Buttigieg y Sanders quedaron cabeza a cabeza tras un vergonzoso conteo de varios días.

Para algunos, sin embargo, los resultados en New Hampshire supusieron el fin de la carrera, dejando en nueve el total de aspirantes demócratas a derrotar a Trump.

Andrew Yang, un empresario tecnológico nuevo en la arena política, y el senador de Colorado, Michael Bennet, anunciaron su retiro luego de esta primera elección con voto secreto en el maratónico camino hacia la investidura demócrata que surgirá de la convención en julio.

- "No la campana de cierre" -

Biden, que terminó cuarto en Iowa y acaba de perder la delantera en las encuestas nacionales, recibió un nuevo golpe en New Hampshire, donde marcaba apenas 8,4%. Anticipando que la noche no sería para festejar, el exvicepresidente de Barack Obama se fue a Carolina del Sur, donde espera revertir su suerte gracias al importante apoyo que tiene entre la población negra.

Pero no pareció darse por vencido.

"Acabamos de escuchar los primeros dos de 50 estados. Dos. No toda la nación, ni la mitad de la nación, ni la cuarta parte de la nación", dijo a sus seguidores. "Para mí, esa es la campana de apertura, no la campana de cierre", dijo Biden, que al final de la semana irá a Nevada.

Desde Twitter, Trump ironizó sobre la batalla demócrata, con comentarios burlones en particular hacia Warren. "Creo que está enviando señales de que quiere salir" de la campaña, dijo.

Warren admitió a MSNBC que el resultado era decepcionante, pero insistió: "Este será un proceso largo".

Trump también aprovechó para celebrar su esperado triunfo en las primarias republicanas de New Hampshire, destacando que recogió más votos en New Hampshire que cualquier otro presidente en cualquiera de los partidos en ese estado en las últimas cuatro décadas. "¡No es un hecho insignificante!", tuiteó.

- Bloomberg avanza -

New Hampshire, un estado del noreste del país con sólo 1,3 millones de habitantes, aporta 24 delegados a la convención demócrata, menos del 1% de los necesarios para la nominación, pero funciona como un trampolín.

Sanders, de 78 años, confiaba en su victoria. Buttigieg, de 38 años, se consolidaba como un serio competidor tras ganarle por estrecho margen en Iowa.

Pero era Klobuchar, de 59 años, cuya popularidad creció tras el debate del viernes, quien dio la nota al aparecer tercera en New Hampshire.

"No puedo esperar para ganar la nominación y construir un movimiento de demócratas enardecidos, de republicanos independientes y moderados", dijo a sus seguidores, recordando sus orígenes humildes.

Ansiosos por recuperar la Casa Blanca, los demócratas se debaten entre la "revolución política" propugnada por Sanders, quien se define como un "socialista democrático", y el realismo de moderados como Buttigieg y Klobuchar, que prometen renovación y unidad, respectivamente.

A nivel nacional, en lo que analistas ven como un "cambio dramático", Sanders lidera con 23%, seguido de Biden con 20,4%. El multimillonario Michael Bloomberg (13,6%) ya está tercero tras ingresar a la carrera en noviembre, desplazando a Warren (13%), Buttigieg (10,4%) y Klobuchar (4,4%), según RealClearPolitics.

El exalcalde de Nueva York decidió no competir en Iowa ni en New Hamphire, ni tampoco en Nevada o Carolina del Sur. Con un discurso de centro y muchos dólares para gastar, Bloomberg apuesta a meterse de lleno en la batalla en el "Súper Martes" del 3 de marzo, cuando 14 estados celebran internas, entre ellos California, Texas, Virginia y Carolina del Norte.

(AFP)

Los demócratas tendrán nuevas elecciones primarias en el estado de New Hampshire

Los dos grandes contendientes son Bernie Sanders y Pete Buttigieg.

Los demócratas enfrentan el martes las segundas elecciones primarias en New Hampshire, con dos visiones opuestas sobre la mejor apuesta para enfrentar al presidente Donald Trump en noviembre: la vía progresista del senador Bernie Sanders y el plan moderado del exalcalde Pete Buttigieg.

Tras el caos del "caucus" de Iowa la semana pasada, los electores votaban el martes en New Hampshire, con dos visiones opuestas sobre la mejor apuesta para enfrentar al presidente republicano Donald Trump en noviembre.

Bernie Sanders, a quien le gusta autodefinirse como socialista, llega como favorito al primer estado que vota con papeletas. Este estado es vecino del distrito del que es senador, Vermont.

El exalcalde Pete Buttigieg, que defiende una política que califica como "realista" y a menudo se dirige a los votantes republicanos durante los debates, se impuso por un estrecho margen en Iowa.

Detrás se sitúan los otros candidatos que esperan dar la sorpresa y así impulsar sus candidaturas o evitar que éstas naufraguen.

El desempeño del exvicepresidente Joe Biden será examinado con lupa, después de que el candidato que partía en cabeza en intención de voto a nivel nacional bajara por primera vez el lunes al segundo lugar, cediendo el liderato a Sanders, según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac.

El excompañero de fórmula de Barack Obama prometió no abandonar la carrera sin importar lo que pase el martes, en una declaración que parecía admitir un revés.

De acuerdo con el promedio de encuestas en New Hampshire, Biden llega cuarto junto a la senadora progresista Elizabeth Warren, por detrás de la senadora moderada Amy Klobuchar.

Otra sorpresa de la encuesta publicada el lunes es el surgimiento de la candidatura del exalcalde de Nueva York Mike Bloomberg, que pasó de ocho a 15 puntos con una apuesta en la que ha invertido 260 millones de dólares de su fortuna personal.

Pete Buttigieg lidera en las primarias demócratas en Iowa en medio de irregularidades y demoras

En la interna demócrata, el exalcalde de South Bend fue secundado por Bernie Sanders.

El aspirante demócrata a la Casa Blanca Pete Buttigieg mostró una sorprendente ventaja el martes en los resultados parciales de las asambleas ciudadanas de Iowa, que lo ubicaron levemente por delante de Bernie Sanders y muy por encima del favorito a nivel nacional Joe Biden.

La primera tanda de resultados de los "caucus" en Iowa, que dieron inicio el lunes a la carrera para elegir el rival del presidente Donald Trump en las elecciones de noviembre, dio un gran impulso a Buttigieg, el moderado exalcalde de South Bend, Indiana, de 38 años, abiertamente gay y desconocido para el gran público hace un año.

Los datos entregados por el Partido Demócrata luego de vergonzosos retrasos atribuidos a problemas técnicos marcaron una sacudida decepcionante para Biden, cuarto a pesar de presentarse como el mejor posicionado para derrotar a Trump el 3 de noviembre.

Con el 62% de los precintos reportados, Buttigieg lideraba la carrera demócrata en Iowa con el 26,9% del conteo para delegados estatales, la métrica más importante que determina la asignación de delegados que elegirán luego al candidato demócrata en la convención nacional del partido, programada para julio.

Sanders, el senador progresista que se postula como un "socialista democrático" y que lideraba las encuestas en este estado del Medio Oeste de Estados Unidos, estaba muy cerca con un 25,1%. La senadora progresista Elizabeth Warren obtenía un 18,3%, en tanto Biden, el moderado más conocido en la carrera, cosechaba 15,6%, por encima de la senadora Amy Klobuchar, también centrista, con 12,6%.

Al igual que otros candidatos, Buttigieg ya tenía el martes los ojos puestos en New Hampshire, el próximo estado en celebrar comicios partidarios, con una votación primaria prevista para el 11 de febrero.

Ante una multitud de seguidores en la localidad de Laconia, Buttigieg dijo que su campaña fue validada por los resultados parciales de las asambleas ciudadanas de Iowa.

"No importa lo que suceda después, esto es innegable, ese hecho representa una asombrosa victoria para esta campaña, esta candidatura y esta visión de la que todos ustedes han sido parte", dijo.

Los resultados de Iowa se publicaron unas 21 horas después de la apertura de los "caucus" el lunes en Iowa, una votación que se vio empañada por lo que el partido calificó de "inconsistencias" en el reporte de datos debido a un "error de codificación".

En el peculiar sistema electoral de Iowa, no hay voto secreto. Los asistentes a las asambleas ciudadanas de electores eligen públicamente un candidato, pero si éste no alcanza el umbral de viabilidad del 15%, pueden volver a alinearse con otro con la esperanza de que logre pasar a segunda ronda.

En la realineación, Buttigieg pareció ser particularmente exitoso, atrayendo el apoyo de muchos votantes que lo vieron como su opción favorita después de su candidato fallido, de acuerdo con la información suministrada por el Partido Demócrata de Iowa.

AFP

Comienza la carrera electoral por la interna demócrata en Estados Unidos

Desde hace meses, tanto los candidatos como los votantes llaman sobre todo a vencer a Trump en los comicios del 3 de noviembre.

Tras varios meses de campaña, siete debates televisados y muchas deserciones, los demócratas arrancan el lunes en Iowa una elección primaria cargada de suspenso para elegir al rival de Donald Trump en las presidenciales de noviembre en Estados Unidos.

De los once candidatos aún en liza, cuatro se ubicaron a la cabeza de las últimas encuestas en este estado del medio-oeste de Estados Unidos.

El senador por Vermont Bernie Sanders, quien se define como socialista, ostenta ventaja. Le siguen el exvicepresidente Joe Biden; el joven exalcalde de la ciudad de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg; y la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren.

La senadora por Minesota Amy Klobuchar recientemente pegó un salto en las encuestas.

La votación de la noche del lunes no será con papeletas sino en las asambleas de electores conocidas como "caucus", que comienzan a las 19H00 locales (01H00 GMT) en unas 1.700 locaciones de Iowa.

Desde hace meses, tanto los candidatos como los votantes llaman sobre todo a vencer a Trump en los comicios del 3 de noviembre.

A medida que se acerca la esperada absolución del magnate devenido presidente el miércoles en el juicio político al que fue sometido en el Senado, su presencia se hace cada vez mayor en Iowa.

Y no duda en comentar sobre la carrera entre sus potenciales rivales, de quienes se burla a menudo.

"Tengo apodos para cada uno de ellos", dijo Trump a la cadena Fox News el domingo. ¿Sanders? "Un comunista". ¿Biden? "Joe el dormilón". En cuanto a Warren, ella no "sabe decir la verdad".

- Trampolín -

"Todo comienza en Iowa", lanzó Sanders, de 78 años, ante sus partidarios, a los que congregó en forma abundante.

El veterano senador por Vermont perdió hace cuatro años en Iowa ante Hillary Clinton y esta vez espera que este estado rural y poco poblado le sirva de trampolín.

Para ello se apoya en las minorías y los jóvenes, "la generación más progresista de la historia de este país", proclama.

"Salgan y golpeen las puertas" para motivar a los votantes, exhorta Sanders a sus seguidores, porque la movilización será clave para marcar la diferencia con Biden, de 77 años.

Ya sean añosos como Sanders y Biden, o jóvenes como Buttigieg, que ostenta 38, el mensaje que cada uno de los aspirantes envía a las bases demócratas es que son los más idóneos para evitar que Trump logre un segundo mandato.

"¡Lo más importante es derrotar a Donald Trump!", repite la senadora Warren, de 70 años.

A quienes se inquietan por su juventud, Buttigieg recuerda a Kennedy, Clinton y Obama. "Debemos tener el valor de olvidar las políticas del pasado", afirma.

Por el contrario, Biden propone estabilidad y experiencia para dar vuelta la página de Trump: "Necesitamos un presidente que esté listo desde el primer día".

"Les prometo, si me apoyan, que pondremos fin al odioso y divisivo reinado de Trump", lanzó ante más de 1.000 seguidores la noche del domingo en Des Moines, la capital de Iowa.

- Convencer a los indecisos - 

El cierre de la campaña el fin de semana se jugó en el terreno de este estado, elector por elector, con miles de militantes golpeando puertas, llamando por teléfono o colocando pancartas, en medio de una tibieza inusual para principios de febrero que no obstante no alcanzó a derretir la nieve.

Lo principal para los aspirantes es tener en Iowa un desempeño mejor al esperado, pues la sorpresa puede dar un impulso en la siguiente etapa de la interna, dentro de una semana en New Hampshire.

Más de la mitad de los electores se mostraban indecisos la semana pasada. Los veteranos del partido esperan una movilización superior a la de 2008, cuando Barack Obama se impuso en Iowa.

Convencer a los indecisos: ese es el objetivo en éstas últimas horas.

La noche del domingo, cuando tuvo lugar la final del Super Bowl, Kim Robinson, de 67 años, prefirió ir a escuchar a Klobuchar, de 59.

Y expuso su indecisión. Decidió que finalmente no apoyará a Biden, inclinándose por Buttigieg. "Pero podría cambiar por Amy Klobuchar", agrega con una sonrisa.

"La única pregunta que me hago es: ¿Quién ganará contra Donald Trump?".

(AFP)

Los demócratas abren el camino para un proceso de destitución de Donald Trump como presidente de Estados Unidos

La dramática medida marca el primer paso en un complejo proceso que tiene pocas chances de sacar a Trump de la Presidencia.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se describió a sí mismo el miércoles como el mandatario peor tratado luego de que los opositores demócratas lanzaron una investigación formal en su contra que da inicio a un proceso de juicio político.

Al anunciar la investigación el martes, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que Trump había traicionado su juramento al cargo al buscar ayuda de Ucrania para perjudicar a su rival, Joe Biden.

"No ha habido un presidente en la historia de nuestro país que haya sido tratado tan mal como yo", dijo en Twitter el mandatario desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU.

"Los demócratas están paralizados por el odio y el miedo. No hacen nada. Nunca se debe permitir que esto le pase a otro presidente. ¡Caza de brujas!", tuiteó Trump en una continuación de sus denuncias coléricas tras el anuncio de Pelosi.

La dramática medida marca el primer paso en un complejo proceso que tiene pocas chances de sacar a Trump de la presidencia. Y empuja a la política estadounidense a un nuevo y peligroso capítulo 14 meses antes de las nuevas elecciones para el control de la Casa Blanca y el Congreso.

Pelosi y otros líderes del Partido Demócrata se habían resistido a dar el paso durante meses, prefiriendo centrarse en la próxima pelea electoral.

Pero una combinación de las acusaciones más recientes de que Trump condicionó la entrega de asistencia militar a Ucrania a cambio de ayuda para dañar al principal candidato demócrata, Biden, provocó una oleada de apoyo entre los miembros del partido para iniciar un proceso de destitución.

(AFP)

Los demócratas avanzan hacia un posible proceso de destitución de Trump en Estados Unidos

La comisión también analizará el posible conflicto de intereses relacionado con los hoteles y propiedades de Trump desde que llegó a la Casa Blanca.

Los congresistas demócratas dieron un paso este lunes hacia la posible apertura de un proceso de destitución del presidente estadounidense, Donald Trump, una opción que divide a la oposición cuando falta poco más de un año para las elecciones presidenciales.

El poderoso Comité Judicial de la Cámara de Representantes, en manos de los demócratas, debería formalizar el jueves la apertura de una investigación destinada a determinar si es apropiado o no iniciar un proceso de destitución ("impeachment") contra el presidente, dijo este lunes su presidente, Jerry Nadler.

La comisión, que ya lleva varios meses realizando investigaciones sobre Trump, inscribirá por primera vez estas pesquisas bajo el marco legal previsto para destituir a un presidente.

Sus miembros votarán una resolución que aclare los "procedimientos" a seguir para "determinar si se recomienda un voto de destitución contra" el mandatario.

Según Nadler, la investigación parlamentaria abarcará un amplio espectro.

Primero se centrará en abordar las presiones ejercidas por Trump en las investigaciones sobre la injerencia rusa en la campaña presidencial de 2016, para determinar si es culpable de obstruir a la justicia.

La comisión también analizará el posible conflicto de intereses relacionado con los hoteles y propiedades de Trump desde que llegó a la Casa Blanca.

Finalmente, investigará el pago de dinero para comprar el silencio de supuestas antiguas amantes del multimillonario durante la campaña de 2016, lo que podría suponer una violación de las leyes de financiamiento de campañas.

Durante meses, los demócratas han cuestionado la conveniencia de iniciar un procedimiento de destitución, sabiendo que los republicanos tienen mayoría en el Senado, lo que seguramente condene al fracaso la iniciativa.

La líder de los demócratas, Nancy Pelosi, sigue siendo reacia a esta idea por temor a que las discusiones en el Congreso oscurezcan los debates sustantivos de la campaña 2020.

(AFP)

Nancy Pelosi fue reelecta para liderar a los demócratas en el Congreso estadounidense

"Estoy orgullosa de haber sido nominada de nuevo por el grupo demócrata para ser presidente de la Cámara", dijo la legisladora. 

Nancy Pelosi, la mujer que alcanzó el más alto rango en la política estadounidense, fue reelecta el miércoles para liderar a los demócratas en el Congreso, encaminándose a presidir una vez más la Cámara de Representantes.

La legisladora californiana de 78 años superó la resistencia de algunos correligionarios, que estaban demandando una nueva generación de líderes luego de que el Partido Demócrata le arrebatara en las recientes elecciones de mitad de mandato la mayoría de la Cámara de Representantes a los republicanos del presidente Donald Trump.

"Estoy orgullosa de haber sido nominada de nuevo por el grupo demócrata para ser presidente de la Cámara", dijo la legisladora.

Pelosi, una veterana política y hábil estratega, se impuso en una votación a puerta cerrada, que le abre la vía para repetir en el cargo que ejerció entre 2007 y 2011.

El liderazgo de Pelosi debe ser confirmado en la sesión plenaria del 3 de enero, cuando los 435 nuevos legisladores elijan al presidente de la Cámara de Representantes, el tercer cargo representativo más importante en Estados Unidos después del de presidente y vicepresidente.

Tras los comicios del pasado 6 de noviembre, los demócratas contarán con 230 escaños en la Cámara baja, pero la autoridad de Pelosi ha sido cuestionada por muchos de los nuevos legisladores.

(AFP)

Donald Trump calificó las elecciones de mitad de mandato como "un día increíble"

El presidente estadounidense no descartó la posibilidad de que puedan trabajar junto a los demócratas, que ganaron la mayoría de la Cámara de Representantes.

El presidente estadounidense Donald Trump celebró este miércoles que la elección de mitad de mandato llevada a cabo el martes fue "un gran día" para el Partido Republicano, que conservó su mayoría en el Senado, aunque perdió el control de la Cámara de Representantes.

"Ayer fue un gran día, un día increíble", dijo Trump en una conferencia de prensa en la Casa Blanca. "Y anoche (...) el partido republicano desafió a la historia expandiendo nuestra mayoría en el Senado y superando significativamente las expectativas en la Cámara" de Representantes, agregó.

Expresó además su esperanza de que los dos partidos puedan "trabajar juntos" después de las elecciones de mitad de mandato, que dejaron la Cámara baja control de los demócratas, pero el Senado con mayoría de los republicanos.

"Ojalá todos podamos trabajar juntos el próximo año para seguir cumpliendo con el pueblo estadounidense", dijo Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca, en la que indicó que ambos partidos podrían buscar soluciones en temas como la salud, la infraestructura, el comercio y el crecimiento económico.

AFP

Estados Unidos comenzó sus elecciones legislativas de medio mandato

Se renuevan todas las bancas de la Cámara de Representantes y 35 lugares en el Senado.

En las elecciones de este martes se renuevan todas las bancas de la Cámara de Representantes, un total de 435, mientras que en el Senado solo están en juego 35 de las 100 por un período de 6 años. Las elecciones legislativas de medio mandato son vistas como el primer veredicto de alcance nacional sobre la presidencia de Trump. El propio mandatario participó activamente de la campaña, multiplicando los desplazamientos y los llamados a ir a votar, para mantener la mayoría republicana en el Congreso.

“Él mantendrá sus empleos y salarios en alza, que es lo que está ocurriendo. Les dará grandes escuelas y cobertura de salud para sus seres queridos y mantendrá a su familia a salvo, tan importante”, dijo el presidente Donald Trump.

Los demócratas, centraron su campaña en la defensa de la reforma del sistema de salud realizada por Barack Obama. Pero también apuntan al rechazo que concita en algunas franjas del electorado la figura de Trump. Apelaron al expresidente para la campaña, en la que acusan a los republicanos de mentir de manera flagrante.

“Es un viejo manual de estrategia en el que los poderosos y privilegiados dicen cualquier cosa para proteger su poder y su privilegio aunque dañe al país, incluso aunque pongan en riesgo a la gente. La buena noticia es, Indiana, que cuando ustedes voten, pueden rechazar ese tipo de política”, sostuvo el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Las elecciones legislativas de medio mandato definirán qué partido tomará el control en ambas cámaras del Congreso hasta la próxima elección presidencial, en noviembre de 2020. Los estadounidenses votarán también por los gobernadores de 36 estados.

AFP

La amenaza de cerca: cómo vivieron en CNN la llegada de posibles paquetes explosivos

La periodista de CNN María Santana contó cómo vivieron la alerta con el arribo de paquetes sospechosos.

Este miércoles se interceptaron paquetes sospechosos dirigidos a las residencias de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, el expresidente Barack Obama, el multimillonario George Soros, la congresista demócrata Debbie Schultz, las oficinas del diario San Diego Tribune y el edificio Time Warner de la cadena CNN ubicado en Nueva York.

El artefacto enviado a CNN fue enviado a otro centro de la Policía de Nueva York, donde será investigado, según narró a Telemundo la periodista de CNN María Santana. “En el edificio continúan revisando”, contó.

“Estaba dentro del edificio en el momento que sonaron las alarmas de emergencia”, dijo Santana.

“Los artefactos son muy similares, construidos con cables y tuberías, muy rudimentarios pero funcionales. Tratan de ver una conexión, si son ataques coordinados”, detalló Santana.