En medio de una crisis política y social, un terremoto sacudió Haití y dejó al menos 227 muertos

Haití declaró el estado de emergencia en respuesta a la catástrofe y el presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó ayuda "inmediata" para el país caribeño.

Un terremoto de magnitud 7,2 sacudió Haití el sábado, dejando al menos 227 muertos y derrumbes de edificaciones en este país caribeño que aún no se recupera del devastador sismo de 2010, y que padece una severa crisis política y social.

El sismo, que hizo temblar las casas y obligó a la población a buscar protección, se produjo hacia las 08:30 locales y tuvo su epicentro a unos 160 km de la capital haitiana, Puerto Príncipe, según del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

El terremoto ha dejado al menos 227 muertos, "de los cuales 158 fueron registrados en el sur", informó la agencia de Protección Civil del país caribeño, que anteriormente había dado un saldo de 29 muertos.

También hay "cientos de heridos y desaparecidos", subrayó.

Hospitales en las regiones más afectadas por el sismo ya estaban viéndose en dificultades para proveer atención de emergencia y al menos tres centros de salud en las localidades de Pestel, Corailles y Roseaux estaban totalmente abarrotados de pacientes, según Jerry Chandler, director de Protección Civil.

Christella Saint Hilaire, que vive cerca del epicentro, dijo a la AFP que "muchas casas están destruidas" y que "las réplicas siguen produciéndose".

"Las casas y los muros que las rodean se han derrumbado. El tejado de la catedral se derrumbó", aseguró por su parte Job Joseph, residente de la ciudad de Jeremie, en el extremo occidental de Haití.

En el centro de esa ciudad, compuesta principalmente por residencias y edificios de una sola planta, se registraron graves daños.

Haití declaró el estado de emergencia en respuesta a la catástrofe y el presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó ayuda "inmediata" para el país caribeño.

"Estoy entristecido por el sismo devastador" en Haití, afirmó Biden en un comunicado, subrayando la implementación de "una respuesta inmediata de Estados Unidos" para evaluar los daños y asistir a los heridos.

Los habitantes compartieron imágenes en redes sociales que muestran los desesperados esfuerzos para sacar a gente de los escombros de los edificios derrumbados, mientras personas gritaban tratando de encontrar un lugar seguro fuera de sus casas.

Solidaridad, no pánico

"El gobierno decidió esta mañana declarar el estado de emergencia por un mes tras el desastre", dijo el primer ministro de Haití, Ariel Henry, al tiempo que llamaba a la nación a "mostrar solidaridad" y no entrar en pánico.

El primer ministro añadió que visitará las zonas afectadas en las próximas horas junto a otras autoridades.

La larga sacudida inicial se sintió en gran parte del Caribe, incluso en Santiago de Cuba (a unos 300 km de Saint-Louis-du-Sud), donde muchos residentes salieron de sus hogares, según Radio Rebelde.

El USGS emitió inicialmente una alerta de tsunami, previendo posibles olas de hasta tres metros a lo largo de la costa de Haití, pero poco después la levantó.

Los daños en la ciudad de Les Cayes parecen ser importantes, incluyendo el derrumbe de un hotel de varios pisos.

Los residentes compartieron imágenes en las redes sociales de las ruinas de edificios de hormigón, incluida una iglesia en la que aparentemente se estaba celebrando una ceremonia el sábado en la ciudad suroccidental de Les Anglais.

"Mi solidaridad y la de todo el pueblo español con Haití por el grave terremoto que ha sufrido (...) Contáis con el apoyo de España para salir adelante tras este terrible suceso", dijo el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, en Twitter.

También llegaron saludos solidarios desde la vecina República Dominicana y Cuba, entre otros países.

Una tragedia tras otra

Un terremoto de magnitud 7 en enero de 2010 dejó gran parte de Puerto Príncipe y las ciudades cercanas en ruinas polvorientas. Causó la muerte de más de 200.000 personas y dejó otras 300.000 heridas.

Más de un millón y medio de haitianos se quedaron sin hogar, dejando a las autoridades de la isla y a la comunidad humanitaria internacional ante un reto colosal en un país que carece de un registro de tierras y de códigos de construcción.

Ese terremoto destruyó cientos de miles de viviendas, al igual que edificios administrativos y escuelas, así como el 60% del sistema sanitario de Haití.

La reconstrucción del principal hospital del país sigue incompleta, y las organizaciones no gubernamentales se han esforzado por suplir las numerosas deficiencias del Estado.

El terremoto de este sábado se produce poco más de un mes después de que el presidente Jovenel Moise fuera asesinado en su casa por un comando armado, lo que conmocionó a un país que ya lucha contra la pobreza, una creciente violencia de las bandas criminales y la pandemia de covid-19.

El juez de instrucción designado el lunes para dirigir la investigación judicial sobre el magnicidio de Moise anunció el viernes que abandonaba el caso.

La policía dice que ha detenido a 44 personas en relación con el asesinato, incluidos 12 policías haitianos, 18 colombianos que supuestamente formaban parte del comando y dos estadounidenses de origen haitiano.

El jefe de seguridad de Moise se encuentra entre los detenidos en relación con el complot supuestamente organizado por un grupo de haitianos con vínculos en el extranjero.

La policía ha emitido avisos de búsqueda de otras personas, entre ellas un juez de la Corte Suprema de Haití, un exsenador y un empresario.

AFP

En Turquía un poderoso terremoto dejó medio centenar de muertos

Los socorristas encuentran cada vez más cadáveres entre los escombros.

Dos días después del terremoto que sacudió el oeste del país la esperanza de encontrar personas con vida debajo de los escombros se desvanecía el domingo.

Según cifras oficiales, medio centerar de personas falleció a causa del sismo. La ciudad turca de Bayrakli, con 300.000 habitantes es donde el sismo ha causado más daño. Unos 17 edificios se derrumbaron y las búsquedas proseguían en ocho de ellos.

Los esfuerzos de econtrar personas vivas no son vanos un hombre de 70 años fue hallado vivo tras haber pasado 33 horas sepultado bajo las placas de cemento, y fue hospitalizado.

El terremoto fue de magnitud 7 según el Instituto Geofísico de Estados Unidos (USGS), y de magnitud 6,6, según las autoridades turcas

El movimiento se sintió en Estambul y Atenas además provocó un minitsunami. Casi mil personas resultaron heridas por el sismo que también causó la muerte de dos adolescentes en Grecia.

 

En enero otro sismo de 6,7 dejó unos 40 muertos al este de Turquía. Ese país como Grecia están situadas en una de las zonas sísmicas más activas del mundo.

En Turquía al menos cuatro personas murieron y 120 resultaron heridas por un fuerte sismo que hundió varios inmuebles en el oeste del país

Además, dos personas murieron en la isla griega de Samos por la caída de un muro.

El terremoto provocó una subida del nivel del mar y el derrumbe de decenas de edificios, bajo cuyos escombros hay personas atrapadas. En principio, las ciudades afectadas son Estambul, Bornova y Bayrakli, en la provincia de Esmirna.

Además, se sintió en algunas ciudades de Grecia, como Atenas y la isla de Samos. Los gobiernos de ambos países, pese a la tensión política que viven, acordaron colaborar mutuamente en apoyo a las víctimas.

El movimiento se registró en el mar Egeo y fue estimado en 7 puntos en la escala de Richter por el Instituto Geofísico Americano. Se trata de una de las zonas sísmicas más activas del mundo. Turquía vivió tres fuertes sismos en los últimos 20 años, en enero de este año, en 2011 y en 1999.

El 29 de agosto se registró un temblor en la zona de La Paz y Progreso, pero debido a la falla de uno de los equipos no se pudo establecer su magnitud

Ese mismo día en la base uruguaya de la Antártida se registró un sismo que el observatorio geofísico del Uruguay se encuentra analizando.

El sábado 29 de agosto unas 100 personas de la zona de La Paz y Las Piedras reportaron el temblor al observatorio geofísico. El temblor que no sorprendió a la responsable del observatorio porque esa zona ya tenía antecedentes de 2016. Sin embargo, una falla técnica impidió el registro.

"Hubo informes de que habían sentido estruendos y movimiento de suelo. Tuvimos que esperar al lunes para bajar los datos de un equipo que tenemos instalado, pero no estaba funcionando. Perdimos los datos, pero bajamos datos de otras estaciones que tenemos en el país y particularmente y la que está instalada en Parque Anchorena arrojó un dato que sugiere la presencia de esta actividad que sintió la gente", explicó la geóloga Leda Sánchez.

Ese mismo dia en la base de la Antártida se reportó un sismo. "Ese mismo sábado se comunicó conmigo el director del Instituto Antártico Uruguayo de que había habido un evento sísmico importante que fue sentid por la dotación que se encuentra en la Antártida", agregó Sánchez.

En ese caso el registro indica que fueron 1.500 movimientos de bajo impacto de entre 2 y 3 grados con picos por encima de 4. La escala de Richter califica a los sismos de 1 a 12, siendo 1 imperceptible. El más fuerte desde que se lleva registro llegó a los 9,5 grados.

La especialista quiere desterrar la idea de que Uruguay está libre de terremotos y asegura que hace falta llevar un buen registro para poder hacer valoraciones de riesgo y actuar a tiempo. "En Uruguay hay terremotos, es un concepto muy equivocado. Hay eventos históricos que se han registrado y están en la prensa de la época, en 1884, en 1888, que ese en particular fue el evento más fuerte que sufrió la región, cuyo epicentro estuvo entre Colonia y Buenos Aires. Como siempre digo, si eso se repite estamos en el horno", sentenció Sánchez.

Puerto Rico ha sufrido 4.000 temblores en su estructura desde que empezó el 2020: podría haber emigración masiva a Estados Unidos

Existe mucha incertidumbre en el tejido social, pues los niños no asisten a clases y gran parte de la población piensa en emigrar a Estados Unidos.

Toda la estructura social de Puerto Rico tiembla como consecuencia de los cerca de 4000 seísmos que han sacudido la isla desde comienzos de año.

La economía de este estado libre asociado a Estados Unidos, sumida en una profunda crisis desde hace una década, se resiente con cada nuevo terremoto. El último de importancia, registrado el martes pasado, tuvo magnitud 5.

Los daños aumentan y los negocios cierran uno tras otro en todo el suroeste, la zona más afectada, donde la mitad ya han echado la llave o están a punto de hacerlo.

A ese escenario se suma otro problema, las escuelas cerradas. Más de 194.000 niños puertorriqueños están sin colegio mientras se revisa la estructura de cientos de centros educativos para comprobar si sufren daños.

Ante esta situación, algunos maestros, como Nydsy Santiago, han abierto clases al aire libre para acoger a los niños con el permiso de sus padres.

"Yo escribí un mensaje en el grupo de Whatsapp de los padres sobre esta iniciativa (abrir un aula al aire libre) y la respuesta fue maravillosa. Al instante empecé a recibir mensajes 'de acuerdo, de acuerdo'. Todos de acuerdo', cuenta con orgullo la maestra.

"Yo estoy tranquila de que es inspeccione y vuelta a inspeccionar la escuela, siempre y cuando cuando yo llegue a ese salón con mis niños, yo me sienta segura allí", afirma Nydsy.

Más de 500 colegios están cerrados a la espera de recibir el visto bueno de los expertos.

Esta serie interminable de seísmos, que llega tras el huracán María, que devastó en 2017 las infraestructuras de Puerto Rico, está colmando la paciencia de muchos boricuas, provocando una ola de emigración hacia Estados Unidos, que inquieta a las autoridades.

El sur de California sacudido por su mayor sismo desde 1999

Un terremoto de magnitud 7,1 sacudió la noche del viernes la región sur de California, en el oeste de Estados Unidos.

Las patrullas de emergencia se afanaban el sábado por asistir en California las zonas más afectadas por el terremoto del viernes de magnitud 7,1, el más potente registrado en este estado en dos décadas que reavivó el temor al llamado "Big One", un megasismo potencialmente devastador.

Las autoridades declararon el estado de emergencia el sábado en dos condados del sur de California, epicentro de los dos sismos que golpearon la región el jueves y el viernes.

Los temblores fueron sentidos incluso en Los Ángeles y las Vegas, pero su epicentro se situó en una zona de escasa población, por lo que solo se registraron hasta el momento heridos leves.

Los daños fueron en cambio importantes en las pequeñas ciudades ubicadas en torno al epicentro, a unos 240 km al noreste de Los Ángeles.

Con una magnitud de 7,1, el sismo del viernes fue 11 veces más potente que el del jueves, de 6,4. Los habitantes de la región sufrieron desde la mañana del jueves una veintena de sismos de magnitud 4 y al menos 1.200 réplicas de diferente intensidad.

Existe al menos un 10% de probabilidades de un sismo de magnitud 7 o superior la semana próxima, estimó la sismóloga Lucy Jones, del Instituto Californiano de Tecnología (Caltech).

- 1.200 réplicas-

Fue en el condado de Kern, en las afueras de Ridgecrest, que "la intensidad del temblor alcanzó su mayor nivel", destacó  Mark Ghilarducci, director de los servicios de emergencias del estado de California.

En esa misma zona un incendio se declaró en un parque de caravanas, lo que hizo temer que el fuego se extendiera, pese a que los bomberos señalaron que no había personas desaparecidas.

En la noche del viernes al sábado el gobernador del estado, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia tanto en el condado de Kern como en el vecino de San Bernardino.

"Tenemos informes sobre incendios de edificios, provocados esencialmente por escapes de gas" y sobre roturas de canalizaciones de agua, resumió.

"Hubo casas que se movieron, cimientos fisurados, paredes desplomadas. Hay un herido (leve) asistido por los bomberos", tuitearon rápidamente socorristas de San Bernandino.

"Estaba en el auto con mi madre, y de repente comenzó a temblar. No sentí tanto miedo como el otro cuando estaba dentro" de casa, dijo a CNN Jessica Weston, editora del Ridgecrest Daily Independent, que llegó a escuchar una explosión en el barrio de caravanas.

Los habitantes de Ridgecrest dudaban sobre si volver o no a sus casas.

"Los temblores paran, pero cinco minutos después vuelven a comenzar... Es bastante raro, no me sentiría cómoda dentro de mi casa",  explicó Jessica Kormelink.

Alrededor de 1.800 residentes carecían de electricidad. En Trona, una pequeña localidad aislada al noreste de Ridgecrest, un habitante citado por el Los Angeles Times, Ivan Amerson, dio cuenta de "daños importantes", con viviendas completamente derrumbadas.

- El fantasma del "big One" -

En Los Ángeles, en cambio, los daños eran mínimos. Se registraba la caída de algunas líneas eléctricas y cortes de luz en determinados lugares.

Los cines fueron evacuados cuando comenzaron los temblores. "Todo el mundo permaneció en calma cuando la sala empezó a temblar, cada vez más fuerte. Nos dirigimos hacia las salidas y las escaleras, sin pánico. Pero teníamos miedo", escribió en Twitter el periodista de NBC Lester Holt.

Varias atracciones del parque Disneyland fueron cerradas para su inspección, mientras que un partido de baloncesto de la NBA en Las Vegas fue suspendido por el temblor que causó que el marcador y varios parlantes se balancearan en lo alto de la cancha.

Lo que sí no se interrumpió fue el béisbol. El juego de los Dodgers de Los Ángeles continuó sin parar durante el sismo, captado por las cámaras del estadio.

Pero estos dos terremotos sucesivos reanimaron el fantasma del "Big One" en el oeste de Estados Unidos.

La sismóloga Lucy Jones aseguró sin embargo que ambos sismos se produjeron "en la misma falla", que no es la de San Andrés, susceptible de provocar el "Big One".

El sismo del viernes es el más importante producido en California después del que afectó, en 1999, la base de Marines de Twentynine Palms, a 250 km al este de Los Ángeles, también de 7,1 de magnitud.

Un sismo de 7,5 de magnitud sacude Ecuador sin dejar muertos

El presidente peruano, Martín Vizcarra, señaló que el sismo también fue sentido en la Amazonía y el norte del país. "Felizmente los reportes (sobre daños) no son mayores".

Un terremoto de magnitud 7,5 sacudió Ecuador el viernes sin dejar muertos y causando daños menores, informaron autoridades del país.

El sismo se produjo a las 05H17 locales (10H17 GMT) a una profundidad de 107,27 km en la amazónica provincia de Morona Santiago (sureste y fronteriza con Perú), según el Instituto Geofísico del país. Tres minutos después ocurrió una réplica de 6,06 grados de magnitud.

El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) indicó en su último reporte que hay dos heridos en las localidades de Gualaquiza y Macas, capital de Morona Santiago.

Franklin Puente, gobernador de la provincia, explicó al canal Ecuavisa que en Macas un hombre resultó con una herida en su tobillo "por lanzarse de un edificio hacia la parte baja". Las autoridades no han informado sobre el estado del otro afectado.

Más temprano el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, había indicado en su cuenta de Twitter que "los reportes preliminares de los primeros sismos cerca de Macas no indican daños mayores".

El SNGR precisó que en Gualaquiza se produjo la "explosión de vidrios" en un centro comercial, y que en el hospital de esa ciudad hay daños en el recubrimiento de los pisos. En otras comunidades hubo cortes de energía.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, señaló que el sismo también fue sentido en la Amazonía y el norte del país. "Felizmente los reportes (sobre daños) no son mayores. Debe ser porque la profundidad del sismo es de alrededor de 103 - 115 km", agregó.

Un tercer sismo remeció Ecuador a las 05H40 locales (10H40 GMT). El movimiento se produjo en la costera provincia de (Guayas), a 34 km de profundidad. Alexandra Ocles, titular del SNGR, aclaró que este temblor "no es réplica del primero", ocurrido en Morona Santiago.

En Guayas el movimiento telúrico no dejó heridos ni daños de consideración, pero obligó la evacuación de un hospital pediátrico. El Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) descartó una alerta de tsunami tras los sismos que se sintieron en 21 de las 24 provincias del país.

En abril de 2016 un terremoto de 7,8 grados de magnitud asoló las provincias costeras de Manabí y Esmeraldas (oeste), dejando 673 muertos. Las pérdidas por el potente sismo ascendieron a más de 3.000 millones de dólares.

(AFP)

Ciudad de Indonesia golpeada por un tsunami luego de un fuerte terremoto

Un fuerte terremoto de magnitud 7,5 sacudió este viernes la isla de Célebes.

El terremoto, que se registró a una profundidad de 10 kilómetros, golpeó el centro de la isla horas después de un primer sismo menos fuerte que dejó al menos un muerto en la misma región. El último temblor ha sido de mayor magnitud que la serie de terremotos que causaron este mismo año centenares de muertos en la isla de Lombok. La agencia indonesia de gestión de catástrofes había lanzado una alerta de tsunami, pero luego retiró la advertencia.

El terremoto de este viernes tuvo su epicentro a 78 km al norte de la ciudad de Palu, capital de la provincia de Central Sulawesi, pero se sintió a 900 kilómetros al sur, en la isla de Makassar. Lisa Soba Palloan, una residente de Toraja, a unos 175 km al sur de Palu, dijo que la gente sintió varios temblores este viernes. "El último fue el más fuerte", dijo. "Todo el mundo abandonó sus casas, gritando de miedo"

Indonesia, un archipiélago de 17.000 islas e islotes, se encuentra en el cinturón de fuego del Pacífico, una zona de intensa actividad sísmica. Los sismos que sacudieron el pasado verano boreal la isla indonesia de Lombok dejaron 555 muertos y unos 1.500 heridos. El 26 de diciembre de 2014, Indonesia sufrió una serie de devastadores sismos, uno de ellos de magnitud 9,1 en la isla de Sumatra. Este temblor motivó un gran tsunamique provocó la muerte de 220.000 personas en la región, 168.000 de ellas en Indonesia.

En 2006, casi 6.000 personas fallecieron en un violento sismo que golpeó la isla de Java. Ese terremoto, de magnitud 6,3 según el USGS, se produjo en una poblada zona al sur de la gran ciudad universitaria de Yogyakarta y provocó unos 38.000 heridos.

AFP

Dos personas murieron y más de 100 resultaron heridos en un terremoto en Taiwán

Un sismo de magnitud 6,4 afectó la ciudad portuaria de Hualien.

Dos personas murieron y más de 100 resultaron heridas este martes en la costa este de Taiwán tras un sismo de magnitud 6,4 que causó el derrumbe de un hotel y daños en otros edificios, informó el gobierno.

El primer ministro William Lai dijo que dos personas fallecieron en el terremoto que sacudió la ciudad portuaria de Hualien y 114 resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad.

El cuerpo de bomberos señaló que al menos otros cuatro edificios habían sufrido daños en esta turística ciudad, e imágenes de la televisión mostraban carreteras sembradas de escombros y grietas.

La televisión local mostraba imágenes del Hotel Marshal, en Hualien, escorado por un lado y con otra parte por completo derrumbada.

El terremoto se registró a las 23H50 locales (15H50 GMT) y su epicentro fue ubicado unos 20 km al noreste del puerto de Hualien, indicó por su parte el Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS).

La ciudad portuaria de Hualien es uno de los lugares más turísticos de Taiwán, por donde pasa la pintoresca línea de tren de la costa del este y cerca de la popular garganta Taroko.

Tras el temblor, la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, dijo que equipos de rescate de todo el país se preparaban para desplazarse al lugar.

"Iniciaremos las labores en casos de catástrofe lo antes posible", dijo en su página Facebook.

Según responsables del servicio de bomberos de Hualien, 28 personas pudieron ser rescatadas del hotel y de un edificio de viviendas.

Este sismo tuvo lugar después de que se registrara en los últimos tres días casi un centenar de pequeños temblores en la zona.

El de esta jornada ocurrió casi dos años después de que otro de similar magnitud sacudiera a la ciudad taiwanesa de Tainan, provocando más de 100 muertos.

(AFP)

Artistas se pronunciaron en solidaridad de los fallecidos por el huracán María y el terremoto en México

Figuras latinas del espectáculo tuvieron que suspender funciones y se expresaron en apoyo a los países.

Uruguayos narran la recuperación de México tras el terremoto: "lo hemos sentido muchísimo"

Buscan a personas desaparecidas tras un terremoto de magnitud 7,1.

Este martes hubo un terremoto de magnitud 7,1 que afectó México y cobró más de 220 vidas. Telemundo dialogó con Christian Rodríguez, un uruguayo radicado en el país afectado. Así describió la situación:

La gente está en el medio de la calle. Ha sido realmente fuerte. Lo hemos sentido muchísimo. La gente está muy nerviosa”.

Eduardo Gil, otro uruguayo radicado en México, contó qué sucedió cuando sonó la alarma:

Lo que te recomiendan hacer cuando estás en la calle es irte a un lugar lo más despejado posible. En muchas calles hay pintadas zonas recomendables ante sismos. Por lo general hay bastante cultura respecto a qué hacer en sismos”.

Este miércoles había mucho silencio en las calles y varios comercios cerrados.

El mundo del fútbol se solidariza con las víctimas del terremoto de México

Un sismo de magnitud 7,1 cobró más de 200 vidas en el país nortamericano y motivó el apoyo del mundo del fútbol.

Este martes hubo un terremoto en México que cobró más de 220 vidas, entre ellas más de una veintena de escolares.

El mundo del fútbol no estuvo ajeno a ello, y se notó en las redes sociales.

Tal fue así que jugadores de la selección mexicana lanzaron la campaña #YoxMéxico:

Futbolistas uruguayos también se expresaron:

Egidio Arévalo Ríos, quien residió en México y jugó en numerosos equipos de ese país, tomó una postura similar:

En España, previo al partido entre Real Madrid y Real Betis hubo un momento de silencio en el Estadio Santiago Bernabéu. Los jugadores merengues Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo también se pronunciaron: