Con un despliegue tecnológico sorprendente, un historial como pocos y casi tres décadas tras la cámara, Ang Lee dobla la apuesta con “Proyecto Géminis”

"Un thriller en el que el uso de efectos sorprende pero el guión no sostiene", la crítica de Carlos Dopico.

por Carlos Dopico

El ganador de Premios Óscar por la dirección de Secreto en la montaña y La vida de Pi, –oscarizado antes por Tigre y dragón, en la categoría de habla no inglesa y distinguido con 4 Bafta, 3 Globos de oro además del el León dorado de Venecia parece empecinado en dar un paso delante en la industria cinematográfica a todo lugar.

Proyecto Géminis es su más reciente creación de probeta, un thriller simplón en el que los recursos técnicos se imponen ante el desarrollo del guión.

La idea original nació hace más de 2 décadas, cuando en 1997 trabajando para la Disney propuso grabar una cinta en la que un actor encarnara un mismo personaje con diferencia generacional. Por entonces, los efectos digitales para lograrlo no existían siquiera y el proyecto quedó como tantos en un cajón.

Con los avances digitales, Lee probó antes dar vida al león de La vida de Pi y ahora completó su anhelo al rodar una cinta con Will Smith y su clon.

Basado en la técnica motion capture, probada ya en decenas de películas desde el Rey león hasta el Planeta de los Simios, Lee logró poner en pantalla al actor y una copia deslumbrante de si mismo 27 años menor.

Más allá de algunos casos puntuales, como la lograda recreación de Carrie Fisher en Rogue One de star wars, o el envejecimiento del Brad Pitt en The Curious Case of Benjamin Button, el de Will Smith como Junior es el primer caso 100 por ciento digital.

La técnica visual no solo implica un escaneo completo de su rostros y múltiples gestos sino la recopilación absoluta de escenas que Smith filmó en los 90s para dar con la talla generacional del personaje: Bad Boys, Six Degrees of Separation, Independence day, Fresh Prince of Bel-Air.

Como si fuera poco, la totalidad del largometraje se rodó 120 cuadros y no los usuales 24 frames por segundo, tanto en 3D como en 4K; sin embargo, quienes asistan a las funciones comprobarán que las pantallas no están listas aún para disfrutar verlo.

La trama, sosa y anodina, en la que se rescatan algunas escenas de acción, y persecuciones por Cartagena, gira en torno a Henry Brogan, un francotirador que trabaja para el gobierno norteamericano que harto de apretar el gatillo plantea su retiro. Casi de inmediato comienza a ser acechado por un hombre más joven que él que parece predecir cada uno de sus movimientos.

Tal como ocurrió con su anterior trabajo ‘Billy Lynn’s Long Halftime Walk’ la crítica volvió a golpearlo.

Con cierta necedad y orgullo propio al que el tiempo dará la razón Ang Lee, reafirmó que sus películas adelantan el futuro del cine y no se va a rendir hasta demostrarlo.

La cinta también cuenta con las actuaciones de Mary Elizabeth Winstead, Clive Owen y Benedict Wong.

La película dura 117 minutos y es apta para mayores de 12 años.


Las Más Vistas