“Fiesta Nibiru”: una película divertida, absurda, y provocadora

Tras el estreno de Re-locos y Repasados, muchos ya saben de qué se trata la producción cinematográfica de Manuel Facal, el joven realizador local que produce, escribe, dirige y actúa en cintas de humor corrosivo e irreverentes piezas audiovisuales clase B.

Dispuesto a esquivar el desgastante proceso de postulación para fondos decidió tirarse al agua con su productora PRYSA, y filmar películas rápidas y sin amor. De eso se trata la sigla, y hasta ahí va la corrosión.

Sin embargo, cada uno de los proyectos, por más disparatados que parecen tienen muchísimo trabajo y dedicación y consolidan un sello de realización que poco abunda en el mercado.
Lo nuevo es Fiesta Nibirú una lisérgica y disparatada comedia de terror y ciencia ficción que lleva el absurdo hasta el borde y va al extremo del gore.

“Que tengas un mal viaje”, me dijo uno de los productores antes de entrar a ver la cinta y temí lo peor. De eso se trata esta película, de una frustrada salida nocturna rumbo a la fiesta a la que el título hace mención, en la que la previa termina en la excusa de reunión.

Los primeros en el departamento son Galaxia y Zeba Sepan, dos apáticos jóvenes que buscan razones para quedarse en casa, fumando, tomando, chateando, y dejando volar su imaginación.
Facal, reúne en una misma cinta su afición como realizador relámpago, su experiencia como guionista de Divas.tv, el canal porno local para el que trabajó un tiempo, y referencias que van desde el cine explotation hasta ET.

El largometraje incluye una cámara super vhs, un extraño encargo de filmación, una pareja con un empastillado juego erótico, un extraterrestre en el ropero, una nave tentacular, un gato, porro de farmacia y cogollo procesado.

La cinta, capitulada, fue rodada enteramente dentro de un departamento, con predominancia de luces de color sintético, algunas escenas dentro del garaje de un edificio y unos planos generales de la ciudad.

Fiesta Nibirú comenzó buscando financiamiento por crownfunding hasta lograr una coproducción con buenos Aires.  Se estrenó internacionalmente en el Festival de Sitges y esta semana llega a los cines locales. La cinta divertida, absurda, y provocadora dura 1’10 y es apta para mayores de 18 años.


Las Más Vistas